Desde finales de noviembre al 15 de diciembre la comuna quetzalteca debe realizar el pago de aguinaldo a los 1,200 empleados.

Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

El cierre de año representa un dolor de cabeza para las autoridades municipales, debido a los desembolsos que debe realizar para pagar salarios y aguinaldos. Mario Solís, director de Recursos Humanos, comentó que para evitar lastimar las finanzas municipales, el pago de aguinaldo se hace en dos partes.

“La municipalidad eroga entre Q4 millones a Q4.5 millones solo para el pago de ese rubro, diciembre es el mes en que se hacen más desembolsos”, explicó.

De acuerdo con Solís, además del pago de aguinaldo los empleados municipales reciben el salario que corresponde a diciembre, una cantidad similar al del aguinaldo, en suma, son aproximadamente Q12 millones para diciembre.

“Aunque los ingresos de la comuna se han mejorado, a finales de año siempre es difícil; por lo regular se deben hacer transferencias, para mantener la solidez financiera”, agregó Solís.

Otros pagos
Durante el año, los empleados municipales reciben cuatro bonificaciones, el bono 14, bono vacacional, bono navideño y el bono de feria, sin embargo, estos desembolsos no representan vacíos en las finanzas porque se hacen por fases.

De los jubilados
Además de los pagos de salarios, bonificaciones y aguinaldos, para el personal activo el ayuntamiento de Xelajú también debe contemplar en su presupuesto el sostenimiento anual de 500 jubilados, a quienes se les debe cumplir con el plan de prestaciones.

Hasta diciembre de 2018, se contaron 500 personas inactivas, de enero a agosto de 2019 se contaron 25 empleados municipales que optaron por el retiro, de acuerdo con Solís, este año en total habría unas 50 personas más con trámite de jubilación, “podríamos hablar que para finales de 2019 tendríamos unas 550 personas en la clase pasiva, lo que representa alrededor de seis a ocho millones. La ventaja es que en el caso de ellos los pagos se hacen una sola vez al año”, afirmó Solís.