Los registros de la Defensoría de la Mujer Indígena (Demi) dan cuenta que este año, las denuncias de violencia contra la mujer y violencia económica fueron las más recurrentes.

Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Miriam Ixtabalán, delegada regional de la Demi, dio a conocer que durante este año la mayoría de casos que se acompañaron tienen que ver con el reconocimiento de hijos y manutención.

“El 97 por ciento de los casos que llevamos este año se cerraron, es una satisfacción para la unidad jurídica”, informó Ixtabalán.

La Demi conoció durante este año, 400 expedientes nuevos, la mayoría fueron al proceso penal y un porcentaje menor fueron resueltos en la vía civil, sin embargo, existen otros 400 casos que vienen de años pasados que no se han podido culminar debido a varios aspectos.

“Uno de los factores por los que se estancan los procesos es por el retardo judicial (amparos) de parte de los demandados, otra, es porque las víctimas abandonan los casos”, indicó.

Además del acompañamiento jurídico, la Defensoría de la Mujer Indígena brinda atención psicológica tanto a las víctimas como a familiares cercanos, “por lo general son de ocho a diez sesiones las que se realizan por cada víctima, de esa manera tratamos de proporcionar atención integral”, resaltó.