El 11 de noviembre pasado, falleció William Ross III, quien fuera conocido como director del prestigioso Colegio Evangélico La Patria de Occidente, los exalumnos que lo recuerdan con cariño, enviaron este texto y fotos para ser publicados como un reconocimiento.

Colaboración de Mario Lima G., con información de la familia Ross

Guillermo Ross, conocido en el colegio como don Guillermo, nació en Schenectady, Nueva York; sus padres, William J. Ross III y Dorothy Dorset. Al haber fallecido su madre, fue criado por su abuela Grace y tuvo un solo hermano, Richard, cuatro años menor que él.

Llegó a Quetzaltenango al haberse hecho misionero de la Iglesia presbíterana de Albany, New York, EE. UU., y antes de establecerse en Xela con su esposa -ya fallecida-, la muy apreciada doña Irene de Ross, vivió en Costa Rica, en donde aprendió español en 1947.

Un año después, arribó a Quetzaltenango para administrar el colegio.

Su lugar preferido era Panajachel, donde disfrutaba algunos fines de semana junto a su familia, formada por sus hijos Catherine Irene, Bárbara Linn, William Jr. (Q.E. P. D.) y Deborah Ann. Otro lugar de descanso era Retalhuleu, en donde practicaba su deporte favorito, la natación, en el motel La Colonia.

Uno de sus mejores pasatiempos era el ajedrez y la jardinería, gozaba comiendo un delicioso tamal dulce con café.

Viajaba junto con su familia por México, habiendo conocido muchas ciudades en ese país y cada cinco años visitaba a sus parientes en Estados Unidos.

El 25 de septiembre de 1992, se despidió como administrador del colegio, dejando una huella imborrable en el corazón y la vida de miles de estudiantes que con sus enseñanzas se forjaron como padres de familia, excelentes profesionales y personas de bien para la sociedad guatemalteca. Descanse en paz don Guillermo Ross.

“Don Guillermo Ross llegó con su familia, en 1948, para ser director del colegio evangélico La Patria”.