Después de cuatro décadas sin tener un convenio vigente para la compra de energía eléctrica, el alcalde Luis Grijalva y Luis Chavarría, gerente interino del Instituto Nacional de Electrificación (INDE), firmaron un documento.


Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Después de un frustrado evento de licitación realizado en abril de este año; el jueves 21 de noviembre se publicó el acta de adjudicación del proyecto denominado “Compra de potencia y energía eléctrica para cubrir la demanda de los usuarios del servicio de distribución final de la tarifa social y tarifa no social atendidos por la Empresa Eléctrica Municipal de Quetzaltenango (EEMQ)”.

El expediente publicado en el portal Guatecompras con el NOG 11074337, se comprueba que el único oferente fue el INDE. Los documentos dan cuenta que la junta de licitación concedió al INDE una calificación de 93 puntos sobre 100, tomando en cuenta los siguientes criterios: confiabilidad financiera, años de experiencia, soporte tecnológico, capacidad de generación, cartera de clientes que maneja y conveniencia de precio, por lo que la junta de licitación le adjudicó la compra y por mayoría el Concejo la aprobó.

Histórico
Veinte días después que la Municipalidad de Quetzaltenango licitara la compra de energía eléctrica y potencia, este miércoles 11 de diciembre se suscribió la firma del contrato, un acto “histórico”, como lo calificaron las autoridades.

“Este es el primer contrato de suministro de energía eléctrica después de 41 años, lo que nos permitirá brindar un mejor servicio a la población y cumplir con la demanda de la industria y el comercio”, dio a conocer Mario Mendoza, director financiero de la EEMQ.

Mendoza señaló que el último contrato entre la comuna altense y el INDE se firmó en 1978, por lo que era necesario renovar o suscribir uno nuevo, considerando que la Ley General de Electricidad entró en vigencia en 1996. “Este contrato cobra vigencia el 1 de enero de 2020 y finalizará el 31 de diciembre de 2027”, afirmó.

“Con esto vamos a asegurar y garantizar el suministro de electricidad. Habrá más potencia y Xela atraerá inversionistas. Hay una cláusula que establece que el INDE debe suministrar lo que el municipio necesite, aunque no esté contemplado en el contrato”, refirió Grijalva.

De acuerdo con el acta de adjudicación, el tiempo contractual de prestación del servicio será de ocho años, con un costo de Q1,450 millones 656 mil 454, lo que indica que la EEMQ pagará Q184 millones 502 mil 139.26 anuales; las cantidades podrían variar de acuerdo al consumo de los quetzaltecos.

Precios competitivos
Entre las ventajas del convenio nuevo, Mendoza mencionó los precios de compra-venta serán menores a los del mercado mayorista; además, el ajuste en el cobro a usuarios se hará de forma escalonada, “eso significa que a partir de la firma de este contrato hasta 2027, se hará un cobro de cinco centavos anuales a la tarifa social y ocho centavos a la tarifa no social, residencial; comercial industrial I y comercial industrial II, dependiendo del consumo”, indicó.

Precios más bajos del mercado
El INDE le venderá a la Municipalidad de Quetzaltenango el kilovatio/hora a Q0.23 en la tarifa social y a Q0.26 en la no social. “El 80 por ciento de los usuarios son de tarifa social, que comprende un consumo de hasta 300 kilovatios/hora al mes. A pesar de esta regulación, Quetzaltenango sigue con los precios más bajos porque en otras empresas el costo para el usuario es de hasta Q1.70 o Q1.80 por kilovatio/hora, y del distribuidor a la empresa en un aproximado de Q0.75 a Q0.80”, aseguró el director financiero de la EEMQ.

Con esta adjudicación se cumple con lo establecido en el reglamento de la Ley General de Electricidad, regulada por medio de la Comisión Nacional de Electrificación, ente que dicho sea de paso impuso en octubre pasado una sanción a la comuna de Q800 mil por no contar con un contrato vigente de compra de electricidad.

“El contrato posee diversas ventajas, como precios escalonados de venta de energía eléctrica para la EEMQ. Esto quiere decir que ahora la empresa de Xela se encuentra regularizada comercialmente y garantiza el suministro de potencia y energía a los usuarios. Actualmente, la empresa consume 48 megavatios de potencia”, puntualizó Chavarría.

Mendoza reconoció que con el contrato se vienen muchos retos, entre estos la recuperación de la cartera morosa, la cual representa aproximadamente Q1 millón al mes. “Hasta ahora hemos recuperado alrededor de Q4 millones, debido a los pillajes en ferias cantonales y a las verificaciones en comercios y residencias que tienen atrasos”.

Otra complicación será el cambio de líneas de distribución, lo cual representa alrededor de Q500 millones al año.

La Empresa Eléctrica Municipal tiene un promedio de 60 mil usuarios, la demanda es de 48 megavatios, es decir 22 millones kilovatios/hora mes, esa demanda puede subir dependiendo del crecimiento de la población y la reducción de pérdidas, que en ocho años debe estar en un 15 por ciento.

El jefe edil altense aseguró que a petición del alcalde electo y su concejo se hicieron modificaciones en el contrato, específicamente en la cláusula sexta, donde se determinaba que, si la comuna tiene atrasos en el pago por dos meses, el suministro sería suspendido; la reforma fue no suspender el servicio hasta los seis meses de atraso.

¿Y la deuda?
“Con este contrato, el anterior queda sin efecto. La deuda de la municipalidad con nosotros llega a un tope, por supuesto que este tema se resolverá por aparte”, indicó el gerente interino del INDE.

El último dato del INDE establece que la Municipalidad de Quetzaltenango arrastra una deuda de Q1,396 millones 750 mil 191.36, sin embargo, las autoridades ediles solo reconocen como adeudo el 11 por ciento de ese monto, es decir Q145 millones.

“El contrato de 1978 tiene precios de la energía en aquellos tiempos, nos permitía pagar entre Q6 millones a Q8 millones, pero a partir de 2009 el INDE envió facturas de Q15 millones porque están aplicando los precios que regula la Ley General de Electricidad”, detalló Grijalva.

Agregó que la comuna estudia un planteamiento para el pago de deuda al INDE, pero sobre el monto de Q145 millones y no de Q1.3 mil millardos.

¿De cuánto será el aumento?
Mendoza explicó que los usuarios no tendrán ningún incremento desmedido, ya que el precio al que se le venderá al consumidor es de Q0.58 (58 centavos el kilovatio/hora) para la tarifa social y para la tarifa no social es de Q0.65 (65 centavos el kilovatio/hora).

Eso quiere decir que, si usted consume 270 kilovatios/hora a un costo de Q0.55 (55 centavos, tarifa actual) su factura es de Q148.50. Con el aumento, su factura sería aproximadamente de Q156.60, pues el kilovatio estaría a un costo de 50 centavos en la tarifa social. En la tarifa no social, si su consumo es de 270 kilovatios al mes, con la tarifa actual usted paga Q170.10, y con el aumento su factura podría ser de Q175.50.

Opiniones
Otto Vargas, del Grupo Gestor, señala que el nuevo contrato representa un reto en la distribución de energía de calidad, la mejora de la potencia para responder a la demanda de la población, el comercio y la industria.

“Las autoridades deben pensar en mejorar la administración de la Empresa Eléctrica, de nada servirá aumentar la potencia de electricidad si no se tienen buenos administradores”, aclaró Vargas.

Jorge García, presidente de la Cámara de Comercio opinó que la compra de más energía representa una oportunidad de desarrollo para la ciudad. “Muchos empresarios no quisieron establecerse en Quetzaltenango hace algunos años porque la capacidad de distribución de electricidad era deficiente, con este nuevo suministro esperamos que aquellas industrias vuelvan”, recalcó.