Con apoyo de amigos, compañeros, familiares, catedráticos y pobladores, un grupo de estudiantes universitarios recaudó víveres, juguetes y ropa, que compartieron este viernes con niños y familias que laboran en el botadero municipal de Quetzaltenango, ubicado en el Valle de Palajunoj.

Por José Racancoj

En medio de las montañas de basura, lugar al que decenas de familias acuden a trabajar día a día, se realizó una convivencia navideña promovida por integrantes de la agrupación estudiantil Conciencia por Nuestro Futuro de la División de Derecho del Centro Universitario de Occidente (Cunoc).

Durante el evento, se realizaron juegos con los niños, además se quebraron piñatas, se compartió una refacción y se entregó lo recaudado. Un estimado de 40 familias asistieron a la actividad.

Derick López, representante de la agrupación, indicó que llevaron la ayuda a este sector por ser uno de los más vulnerables de la ciudad de Quetzaltenango, además, que para muchas personas más que su lugar de trabajo, el botadero es su hogar. “En normas sanitarias y de salud la situación aquí es muy complicada. Es una situación dura e impactante”, señaló.

 

Este grupo, integrado por aproximadamente 80 universitarios de los diferentes años de la carrera, además de algunos ya graduados, viene trabajando desde 2015, y a lo largo de este tiempo han realizado diferentes obras sociales. Además, tiene proyectados otras para enero de 2020, como una colecta de medicamentos para los asilos de Xela.