Un grupo de abogados llevó víveres e insumos a los adultos mayores que viven en el Asilo Divina Providencia, ubicado en Salcajá, Quetzaltenango.

Por José Racancoj

La iniciativa fue de la Asociación de Profesionales Independientes y Renovadores de Quetzaltenango (Aspiro), quienes buscaban compartir con los ancianitos durante estas fechas de Navidad.

Pedro Pablo Chávez, abogado y notario, integrante de Aspiro, explicó que abogados, que pertenecen a dicha asociación, donaron los víveres que llevaron al asilo, que se ubica en el kilómetro 191, circunvalación de Salcajá.

Mercedes de León, presidenta del asilo, comentó que en la actualidad atienden a cinco ancianitos, y buscan apoyo para abrir las puertas a más personas.