Autoridades buscan evitar que se registren accidentes provocados por el mal manejo de artículos de pólvora durante las fiestas de fin de año.

Por José Racancoj

Durante Navidad y Año Nuevo, suelen incrementarse los casos de personas con quemaduras, principalmente por el manejo de fuegos artificiales.

Gonzalo Marroquín, de los Bomberos Voluntarios, hizo un llamado a los padres de familia a mantener una supervisión constante de los niños cuando quemen cohetillos. Además, dijo que se debe evitar introducir productos pirotécnicos en botellas de vidrio o metal.

Médicos recomendaron que en caso de una quemadura, lo primero que se debe hacer es rociar suficiente agua fría limpia y no untar algún producto en la herida.

Además, se debe buscar ayuda profesional en los centros de asistencia, como el Hospital Regional de Occidente.