Lucas Martínez: “Más que recordar el nacimiento de Jesús, agradecer que renunció a su divinidad para darnos el regalo de la redención”

362

Los líderes religiosos tienen diferentes conceptos de este acontecimiento de distintas maneras, en el evangelio los puntos de vista están divididos, hay quienes dicen que se trata de una fiesta pagana y otros como el pastor Lucas Martínez, de la iglesia Vino Nuevo, señalan que se trata de un acontecimiento importante en la vida de quienes creen en un ser supremo.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

¿Qué significa la Navidad para la Iglesia evangélica?

Aunque no se sabe cuál es la fecha exacta en que Jesús nació, la mayoría de iglesias cristianas evangélicas de hoy hemos adoptado esta fecha para recordar el sacrificio que Jesucristo hizo por nosotros, la Biblia dice que a Él no le importó dejar su condición divina, hacerse de carne y hueso para poder dar su vida por nosotros y en ese contexto su nacimiento es de mucho valor para nosotros.

¿Cómo celebra la Navidad la Iglesia evangélica?

Con alegría y mucho agradecimiento, pero sobre todo en familia. Nos reunimos en familia para compartir, pero más que compartir regalos y comida, para orar y agradecerle a Dios por todas sus bendiciones, también es un momento para reflexionar no solo como hemos llevado nuestra vida delante de Él, sino como podemos hacer de este mundo un lugar mejor para vivir. 

Según su perspectiva, ¿ha cambiado la forma de celebrar la Navidad?

Creo que sí. Ocurre que ahora las corrientes ideológicas y tradicionales de otros países han venido a influir de alguna manera, en otros continentes hablar de Navidad es hablar de compras, de fiestas, de Santa Claus, luces de colores y árboles, y se deja de lado el verdadero sentido, que es el nacimiento de nuestro Salvador.

¿Cuál es su mensaje para estas fechas?

Que pongamos la mirada en Dios, que recordemos que la Navidad no es solo el nacimiento, también es la cruz, una cruz que rescata, que lava, que limpia, como dijo el apóstol Pablo, que “Siendo Dios, se despojó de sí mismo y tomando forma de hombre vino a este mundo”; una Navidad con paches, con ponche con regalos está bien, pero si falta Jesús no tiene sentido celebrar. Creo que es importante que todos, independientemente de la religión que profesen, busquemos primero a Dios.

Ahora vemos un alto porcentaje de población que manifiesta no profesar ninguna religión y menos creer en Dios. ¿Cuál es la perspectiva de la Iglesia evangélica al respecto?

Hay estudios que demuestran que la Biblia es el libro que más copias y traducciones ha tenido, eso quiere decir que mucha gente ha leído o por lo menos visto y oído de Dios; sin embargo, cada uno tiene la libertad de creer lo que quiera o decida creer, por eso se nos habla de libre albedrio, no se puede obligar a nadie a creer o pensar de la misma manera que uno.

Hay documentales que han demostrado que Jesús es real, es decir, si históricamente la vida de Jesús ha sido comprobada y muchos agnósticos incluso han escrito sobre Él, entonces ya es decisión de cada uno creer o no en Él, pero para conocerle nosotros creemos que es importante leer el libro que mejor lo describe; la Biblia, especialmente el libro de Lucas, ahí encontramos detalles de la vida de Nuestro Señor Jesucristo en este mundo.

¿Qué opina de la serie televisiva de Netflix?

Hay un ataque fuerte hacia la persona, obra y vida de Jesús, eso es muy lamentable, pero es el reflejo de que la Iglesia ha perdido influencia a todo nivel, porque se ha metido en cuatro paredes, la Iglesia ya no siendo tendencia, ahora sigue tendencias, pero eso se debe a la falta de pasión y entrega a Dios. No soy de la idea de recaudar firmas y protestar en contra de esa plataforma, lo que se debe hacer es predicar, seguir predicando el evangelio de Cristo y mantenernos en nuestro fundamento. Creo que este es el llamado a la Iglesia para volver a la pasión y entrega de la Iglesia primitiva de la que se habla en el libro de los Hechos.

¿Cree que esto sea parte de la pérdida de valores en la actualidad?

Lo que pasa es que el mundo está ética y moralmente desequilibrado, hay mucha confusión, no es lo mismo libertad y libertinaje, por eso es importante que volvamos a abrazar nuestra fe, pero esa fe basada en la Biblia porque es ahí donde encontramos el equilibrio y si la Iglesia tiene que salir a predicar con el ejemplo, porque vivimos en este mundo.

“Mi mensaje es que se busque a Jesucristo, que se ame a Jesucristo, y que se haga en familia”.