Durante la misa de gallo en Nochebuena se recuerda el nacimiento de Jesús, es un momento para reflexionar sobre la justicia social, la paz y la necesidad de fomentar estos valores en la sociedad actual. Acerca de esto, del verdadero significado de la Navidad y del mensaje que les envía a las autoridades electas que asumirá el próximo mes, habla el sacerdote Manuel Gómez, párroco de la iglesia de San Nicolás de Tolentino, zona 3 de Xela.

Sacerdote Manuel Gómez, párroco de la iglesia San Nicolás de Quetzaltenango.

Por José Racancoj/La Prensa de Occidente

Navidad, ¿cuál es su significado?

El verdadero significado de la Navidad es recibir al Salvador, en estos días se nos recuerdan las dos venidas de Cristo, en todo el Adviento. La venida que sucedió en el pasado, hace más de 2 mil años cuando nació en Belén, y su venida cuando sea el final de los tiempos, que particularmente es cuando nos lleve a su presencia a cada uno de nosotros. Pero también el Señor viene cada día a nuestras vidas y viene a salvarnos. Esa es la misión de Él, venir al mundo, nacer, con la mirada puesta en el Calvario, porque es ahí donde Él nos salva. No podemos perder de vista que Belén está unido al Calvario, es el camino de salvación al que viene el Hijo de Dios.

¿Cómo se debe vivir la Navidad?

Se debe vivir con el verdadero nacimiento de Cristo en nuestras vidas. Muchas veces nos apartamos de Él, el mundo nos aparta muchas veces de Él. La Navidad es una de las fiestas cristianas que más se ha comercializado y fácilmente nos aparta del sentido verdadero de Dios. La Navidad es el nacimiento de Jesús, no en un pesebre que ponemos en nuestras casas, no en un nacimiento muy bonito que hemos arreglado, y qué bueno que mantenemos nuestras tradiciones, sino que en nuestro corazón, en nuestra vida, por eso el Adviento nos prepara para eso. Jesús que vive en nosotros, que acampa en nosotros, que nos acompaña en todo momento.

¿Cuál será el mensaje para la misa de Nochebuena?

El mensaje central va enfocado en esa justicia, esa paz que Jesús viene a traer a nuestras vidas. Estamos en un tiempo difícil en nuestra sociedad, donde la paz, la justicia, muchas veces se han perdido, o somos los primeros que exigimos paz y justicia y no la estamos viviendo en nuestras vidas como hijos de Dios, como cristianos. El Señor viene a traer esa paz, esa justicia al mundo, pero somos nosotros, los hijos de Dios, quienes estamos llamados a transmitir esos valores a nuestra sociedad actual. Una sociedad en justicia, en paz, donde los hijos de Dios vamos construyendo ese reino para llegar a la patria eterna.

¿Cuáles son esos valores que se han perdido y se deben promover?

Uno de ellos es la paz, la paz interior, la paz que nace del corazón de cada uno de los hijos de Dios y la trasmite a los demás, también la justicia y la igualdad entre todos los hijos de Dios, entre todas las personas que existimos en este mundo tienen necesidades, debemos estar atentos a promover esa justicia social en medio de las situaciones de cada día. La solidaridad, esa unión que debe haber entre cada uno de los cristianos, estar prestos a servir al otro. El amor verdadero, el amor que viene de Dios, ese amor que nos ayuda a desprendernos de nosotros, a pensar en las necesidades de los demás, y así llegar a vivir en verdaderas comunidades de amor, justicia, solidaridad y paz. 

¿Cómo ve la situación del país en general?

Es una situación bastante difícil, las injusticias sociales son muy grandes, mucha pobreza, falta de trabajo, muchas situaciones difíciles familiares que también van agravando a la sociedad actual, por lo que es necesario esta Navidad darle un verdadero sentido, buscando la unificación de una sociedad bastante dividida, llena de pobrezas por un lado y riquezas acumuladas por otro. Debemos pedirle al Señor que nos ayude a abrir los ojos en esta sociedad actual, y que cada uno de nosotros seamos promotores de unidad.

El próximo año asumen nuevas autoridades en Xela y el país. ¿Qué mensaje le enviaría en esta Navidad?

La autoridad es un servicio a los demás; Jesús vino al mundo a servir a los demás, y sirviendo a los demás llegó hasta dar la vida por cada uno de sus hijos. Invitaría a las autoridades que tomarán posesión en enero próximo a que piensen en los más necesitados, que piensen que esa autoridad que el pueblo les ha entregado es de servicio a los demás. Promover la justicia social, promover la paz, la unidad entre todos los miembros de esta sociedad.

“La Navidad es una de las fiestas cristianas que más se ha comercializado y fácilmente nos aparta del sentido verdadero de Dios”.

Compartir