El futbolista guatemalteco Marco Pablo Pappa fue condenado este martes en Xela a cinco años de prisión conmutables a razón de Q5 diarios.

Por José Racancoj

El jugador, quien ha militado en equipos nacionales como Municipal, Xelajú y Mixco, fue hallado culpable del delito de violencia contra la mujer en su manifestación física.

El caso se resolvió a través de un procedimiento abreviado, luego de que Pappa aceptara los hechos que se le imputaban, durante la audiencia de etapa intermedia realizada en el Juzgado de Femicidio de Quetzaltenango.

Los hechos, por los que Pappa fue condenado, se dieron el 21 de enero del año pasado. Según las pesquisas, la víctima, María Andrea Aparicio Urizar, intentó impedir que el jugador saliera a la calle, ya que se encontraba en estado de ebriedad, lo que originó que la agrediera.

Los hechos se dieron y fueron denunciados cuando el jugador aún militaba en el Club Xelajú MC.

Caso previo
Este caso se suma a otro por el cual Pappa fue capturado el 10 de enero de 2018, en esa ocasión fue denunciado por agredir a su expareja, Francesca Marie Kennedy. El jugador recibió medida sustitutiva de Q10 mil, fue arraigado, se le prohibió ingerir bebidas alcohólicas y debía asistir a reuniones de Alcohólicos Anónimos.