“Los gobernantes deben ser recordar que no son autoridad sino servidores públicos”, dijo Monseñor Mario Molina Palama, durante la presentación del informe del alcalde Luis Grijalva.

Por: Mirna Alvarado

Este lunes durante la sesión extraordinaria del actual Concejo Municipal de Quetzaltenango, Monseñor Mario Molina Palma dijo que en el país no todo está perdido, existe la esperanza de que todo pueda cambiar.

“No puedo opinar respecto al informe, pero si puedo decirle a la población que en sus manos está cambiar la realidad, no es solo que nos volquemos a las urnas y votemos, también debemos exigir que aquellos que elegimos cumplan”, dijo Monseñor.

De cara a que este 14 de enero se realizará el traspaso de mando presidencial, en tanto que el miércoles 15 se realizará el cambio de gobiernos locales, la expectativa es alta de parte de la población, algunos esperan que el país como el municipio de Quetzaltenango puedan alcanzar mejoras, en los próximos 4 años.

Ante eso, Monseñor Molina Palma apela a la conciencia de la población para convertirse en fiscalizadores y auditores del que hacer de los servidores públicos, “hay que recordar que los electos son servidores públicos, están en espacios de toma de decisiones gracias al voto de la población”, resalta Monseñor.

Monseñor enfatizó que las nuevas autoridades deben trabajar con ética y honestidad, “que no nos salgan corruptos, que trabajen en pro del pueblo que los eligió y que no hagan cosas indebidas”, refirió

“Al nuevo alcalde, le recomiendo que trabaje lo más que pueda en favor de la gente que le demostró confianza en las urnas, que tengan siempre en cuenta que todo lo que hace mal tiene consecuencias”, advirtió.

Compartir