El Teatro Municipal se encontraba rodeado por agentes de la Policía Nacional Civil y del Ejército, además de la seguridad privada que custodiaban desde el ingreso por la 14 avenida “A”, hasta el escenario principal donde se encontraba el alcalde Juan Fernando López.

Por Mirna Alvarado 

La sesión extraordinaria empezó con una oración a cargo de la síndico segunda saliente, Olga Moscoso, quien pidió perdón a Dios y a la población por no alcanzar los objetivos trazados, posterior a ello fue el turno del exalcalde Luis Grijalva, quien con voz temblorosa dijo haber dado lo mejor que pudo durante estos cuatro años, “cometí muchos errores, pero trabajé con todo lo que tuve y pude, sé que se pudo hacer más pero hay procesos burocráticos que no se pueden evitar”, aseguró.

Después el ex jefe edil pidió a su sucesor ponerse de pie, colocar la mano izquierda sobre la Constitución Política de la República, el Código Municipal y la Biblia, a tiempo de extender hacia arriba la mano derecha, acto seguido prestó juramento.

Tras su juramentación e investidura, Juan Fernando López se dirigió a las 500 personas que se encontraban en el recinto: empresarios, diplomáticos, familares, invitados y medios de comunicación. “Ahora es cuando quisiera que mi madrecita estuviera aquí, porque ella estaría feliz por alcanzar este sueño, mamita linda que Jehová la bendiga, donde quiera que esté”, expresó JF.

Entre los asistentes se destacaron, los excandidatos a la alcaldía Jesús Cifuentes y Hugo Soto Comparini, además de representantes de la Cámara de Comercio, mesa económica, grupos gestores, abogados, líderes comunitarios, amigos y familiares.

“Necesitaremos mucha sabiduría para sacar a Xela del estancamiento en que se encuentra desde hace más de 50 años, Juan Fernando López y el Concejo hará lo imposible para realizar la reingeniería de la ciudad”, aseveró JF.

“Hay una frase que siempre digo y por la que muchos me conocen. Soy un hombre de palabra y lo que Juan Fernando López dice lo cumple, así que todo aquello que he prometido se hará realidad”, comentó.

“Todos cometemos errores, ellos los cometieron al contratar a una empresa inexperta, nosotros también nos podemos equivocar”, señaló el nuevo jefe edil en su discurso al referirse al inconveniente que enfrentó el gobierno de Grijalva al contratar a la empresa H3 Guatemala, la cual incumplió con la reparación de 28 calles de la ciudad.

Mencionó además que para resolver el problema de los drenajes se trabajará en cuencas de los ríos, “debemos ocuparnos en las cuencas para evitar que el barro y sedimento tapen los drenajes, construiremos una planta para fabricar nuestros tubos y así salga más barato”, refirió.

 

Bajo los rayos de la luna
Sobre la recuperación de calles dijo que se cuenta con un plan de recapeo al cual ha denominado “Bajo los rayos de luna”, pretende hacer reparaciones durante la noche para no afectar a la población que transita en la ciudad, “además para ese tema nos hemos propuesto que en el segundo año Xela va tener su primer convoy para mejorar las calles de la ciudad, además de la maquinaria para fabricar nuestro propio asfalto”, enfatizó.

“Xela tiene el segundo basurero más grande del país, 3 millones de toneladas de basura acumuladas y una producción diaria de 240 toneladas, estamos contaminando el manto freático y por eso es necesario pedir ayuda internacional”, acotó al tocar el tema de agua y saneamiento ambiental.

Respecto a los mercados el recién nombrado alcalde de Xelajú, hizo una convocatoria a todos los líderes de los comerciantes formales e informales para dialogar y buscar juntos una solución para iniciar el ordenamiento, “sin dañar el bolsillo de nadie”, expresó.

La deuda del INDE
Otro tema que tocó fue el de electricidad, asegurando que buscará una renegociación con el INDE para establecer nuevos parámetros en el contrato recién firmado y determinar la cifra exacta de la deuda. “Heredamos Q3 mil 100 millones, entre la deuda que se viene arrastrando de hace décadas y por el costo del nuevo contrato, pero buscaremos ayuda del organismo Legislativo y al presidente Alejandro Giammattei, porque esa deuda es inmoral, buscaremos que el presidente nos ayude a condonar la deuda”, señaló.

A pesar de prometer durante su campaña, que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) sería erogado por afectar a las comunidades, en su discurso solo mencionó que se harán las reformas respectivas para que no se afecte a la población rural.

Después del discurso el nuevo jefe edil, cerró la sesión y procedieron a firmar el acta, una vez finalizados los actos protocolarios, el nuevo concejo se despidió de los asistentes, invitándoles a una recepción que se celebró en el Centro Intercultural.

Minutos después el alcalde abordó un vehículo blindado, custodiado de su seguridad personal rumbo al Palacio Municipal, ahí lo esperaban pastores evangélicos, quienes impusieron sus manos sobre su cabeza al tiempo de elevar una oración, en ese momento, sus simpatizantes quemaron cohetillos y bombas voladoras a su ingreso al Palacio de Piedra.

Sin opositores
Después ofreció una conferencia de prensa, donde resaltó que en su concejo no hay oposición, pues aquellos que llegaron a la comuna por otros partidos políticos han dejado a un lado las banderas y se han unido por el bien de la ciudad. “Que levanten la mano los que sienten que Xela es primero, que Xela es segundo y siempre será nuestra prioridad”, expresó al momento en que todos levantaron la mano.

Sobre el aumento de las dietas del concejo anterior, comentó la Municipalidad de Quetzaltenango es la más grande en el departamento, pero que paga los salarios más pobres, pero las condiciones no están para aprobar sueldos onerosos. “El día que se mejore la recaudación municipal y que le demostremos a la población que estamos haciendo un buen trabajo entonces nos vamos a aumentar el salario y las dietas, porque no hacerlo si vamos a hacer un buen trabajo”, enfatizó.

Al ser cuestionado sobre las altas medidas de seguridad señaló que se debía a asuntos personales. “Siempre he tenido seguridad, en mi empresa en mi casa, no tienen de que preocuparse porque la seguridad privada no la pagará la comuna, sino que corre por mi cuenta”, aseguró.

“Muchas gracias jóvenes, los invito a comer, aunque sea un recadito, allá los esperamos”, con esas palabras concluyó la conferencia de prensa.

EL LOOK
Juan Fernando López vistió de traje negro, camisa blanca, corbata de rayas blancas y negras y con sus ya acostumbradas botas vaqueras, los integrantes del concejo llegaron de traje negro, camisa blanca y corbata color naranja.

Siempre NO
En la invitación que se giró para el cambio de mando, se mencionó que el alcalde Juan Fernando López realizaría una caminata del Teatro Municipal hacia el Palacio de Piedra; sin embargo, debido al tiempo se condujo en vehículo hacia la comuna donde fue recibido con bombas y cohetillos y un grupo de pastores evangélicos que le salieron al paso, impusieron sus manos sobre su cabeza e hicieron una oración.

LLAMÓ LA ATENCIÓN
Acarreados
Unos siete buses de la ruta 11 y Trigal se encontraban en los alrededores de la municipalidad, los pilotos indicaron que fueron contratados para el traslado de personas hacia el Centro Intercultural en la zona 3, dijeron desconocer quién fue el contratante.

oznor

Guaruras a la vista
En los alrededores del teatro se observaron vehículos blindados y sin placas, ya durante la conferencia de prensa se notó que los guardaespaldas llevaban armas de grueso calibre.

El primer error
El desconocimiento del alcalde y del concejo sobre el Código Municipal fue evidente, la mañana del jueves cuando un grupo de periodistas que cubren la fuente no pudieron ingresar al salón de sesiones.

La acción le costó una amonestación de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y la apertura de expediente. “No sabía que las reuniones eran públicas”, justificó.

Compartir