Quetzaltenango es una ciudad donde se concentran todas las universidades del país y la oferta educativa para el nivel medio cada día crece; alrededor de esta actividad, que es de las principales fortalezas, la infraestructura y servicios son insuficientes.

Por José Racancoj/La Prensa de Occidente

El potencial que tiene la Ciudad Altense en educación es reconocido no solo a nivel nacional, sino internacional, lo que atrae a miles de adolescentes, jóvenes y adultos de otros municipios, departamentos, incluso países (academias de español e idiomas mayas), quienes deciden emprender o continuar sus estudios en esta tierra.

La gran cantidad de escuelas, colegios, institutos y universidades que hay en Xela, no solo habla de la amplia oferta académica que se ofrece, sino que también de la demanda que existe.

De acuerdo con datos del Ministerio de Educación y compartidos por el economista Denis Rodas, en 2018, en la ciudad se contabilizaron un total de 68 mil 675 estudiantes inscritos en los niveles de primaria, básico y diversificado; de ellos, 12 mil 950 no residían en Quetzaltenango.

Esto se traduce en que el 18.8 por ciento del total de estudiantes inscritos en Xela, de dichos niveles, han migrado de otros lugares para continuar su proceso de aprendizaje en este municipio.

Liza López, directora en funciones de la Dirección Departamental de Educación (Dideduc) de Quetzaltenango, comentó que muchos alumnos eligen la Ciudad de la Estrella para estudiar debido a que se ofrecen carreras técnicas. “Este año, a nivel departamental, se atenderá a cerca de 235 mil alumnos”, refirió la funcionaria.

Manuel Castro, supervisor educativo del distrito de Cantel, refirió que muchos estudiantes de dicho municipio optan por estudiar en Xela por las opciones que se les ofrecen, esto obedece también a las posibilidades económicas que tienen.

Para Alejandro Vásquez, quien vive en Totonicapán pero que este año estudiará una carrera universitaria en Xela, la ciudad ofrece una oferta académica amplia y favorable. “Si no se tuvieran las carreras que hay en Xela, tendría que viajar a la capital, por lo que para mí es favorable”, comentó.

El Cunoc, el centro con mayor cantidad de estudiantes

El Centro Universitario de Occidente (Cunoc) de la Universidad San Carlos de Guatemala es la casa de estudios que más estudiantes recibe en Quetzaltenango, de hecho, en 2018 registró a más de 2 mil 128 estudiantes de primer ingreso, cifra similar a la del año pasado. En los últimos años el número de inscritos se estima que supera los 17 mil, divididos en las más de 20 carreras que ofrece, y esto sin tomar en cuenta los más de 1,200 profesionales de postgrados.

Esto significa que la población estudiantil, sin contar incluso actividades de extensión como los cursos libres, supera fácilmente los 18 mil.

Muchos de los universitarios proceden de otros puntos del país, y fuera de las fronteras. De acuerdo con el estudio Sistematización de datos de la población estudiantil, de la Dirección General del Sistema de Investigación del Cunoc, realizado el año pasado, este centro universitario alberga a estudiantes de la región VI, pero también del oriente y norte de Guatemala, incluso de Belice y del sur de México.

La fortaleza económica de la educación

De acuerdo con el economista Dennis Rodas y los datos que arroja el estudio Aporte de la Economía Naranja en el municipio de Quetzaltenango, se estima que el Producto Interno Bruto del municipio en 2018 fue de 8.17 millardos de quetzales (Q8 mil 170 millones), de los cuales el sector educativo y sus conexos genera el 36 % (alrededor de Q2.94 millones).

“Son múltiples los beneficios que la educación genera en el territorio, no solamente la creación de capital humano competitivo, sino que da empleo formal y crea actividades conexas importantes, como pensionados, librerías y papelerías, centros de internet e impresión, movilización, actividades educativas, deportivas y culturales, incremento del consumo y de la inversión en el municipio”, destacó el experto.

Pensionados, en auge

Una de las actividades conexas principales de la educación son los pensionados en la Ciudad Altense, los cuales están en auge. Muchos de los estudiantes que llegan de otros municipios y departamentos, inmediatamente buscan un lugar dónde vivir.

“Un pensionado ofrece varias ventajas, pues los precios son más adecuados al presupuesto que los padres manejan, e incluso se puede compartir una habitación. Hay varias opciones”, comentó Eduardo Sajquim, quien el año pasado vivió en un pensionado cerca de Las Flores, zona 1 altense.

En algunos pensionados, solo la habitación, con servicios básicos, así como servicio de internet, el precio oscila entre Q700 y Q900, de acuerdo a la ubicación. Mientras que, al incluir alimentación los precios aumentan y se ubican por los Q1,500.

De acuerdo con datos del Ministerio de Economía (Mineco), se estima que en Xela cerca de 10 mil estudiantes viven como pensionistas. Una cifra que era más alta en años anteriores, pero que ha disminuido porque principalmente las universidades han ampliado su oferta en otros departamentos. “Los jóvenes que viven como pensionistas estudian carreras que no hay en otros lugares, como ingenierías o medicina”, explicó Mynor Gómez, delegado del Mineco en Quetzaltenango.

Agregó que el aporte que un pensionista le da a la familia que lo recibe, puede ser para cubrir hasta el 75 por ciento del costo de la canasta básica.

“La educación es uno de los motores económicos de la ciudad, y junto a salud y turismo es uno de los principales ‘clúster’ con los que se cuenta. Alrededor de la educación se mueven restaurantes, los pensionados, librerías, y muchos comercios más”, afirmó Gómez.

Carga vehicular

A partir de estos días, de acuerdo con la Policía Municipal de Tránsito de Quetzaltenango, la carga vehicular suele incrementarse nuevamente en Xela, no solo por la cantidad de estudiantes de otros municipios que llegan a la ciudad, sino por las actividades comerciales y laborales que atraen a miles de personas. Ellos son parte de la población flotante, que se suma a los residentes.

Un estudio del Grupo Gestor, en 2016, determinó que la población flotante por día en Xela era de cerca de 32 mil 500. A nivel departamental se estima que es de 126 mil.

Quetzaltenango, una ciudad educativa

El Cunoc, en 2018 registró a más de 2 mil 128 estudiantes de primer ingreso.

En los últimos años el número de inscritos se estima que supera los 17 mil, en más de 20 carreras. Son más de 1,200 profesionales de postgrados.

Datos de cuántos estudiantes inscritos en las universidades privadas no se pudieron obtener.

Compartir