La identificación y el tratamiento adecuado que un médico puede darle en los en los primeros minutos a un paciente grave puede cambiar el riesgo inminente de muerte.

Por José Racancoj

Un total 65 médicos generales e internistas, anestesiólogos y estudiantes de Medicina, tanto de centros asistenciales de Xela, como de Huehuetenango, San Marcos y la capital participan en el segundo curso de Fundamentos de Cuidados Críticos en Soporte Inicial, el cual se desarrolla en un hotel de la zona 3 de la ciudad altense.

A través de este curso, que es de la Asociación Americana de Medicina Crítica, y que realiza en la ciudad altense la Asociación de Medicina Crítica de Guatemala, se pretende formar a médicos, no intensivistas, en la identificación y tratamiento inmediato de pacientes críticamente enfermos.

El curso, explicó Jorge Ranero, presidente de la Asociación de Medicina Crítica de Guatemala, dura dos días y se compone de cinco talleres y 23 temas teóricos, entre ellos, ventilación mecánica, manejo inicial, administración de oxígeno, tratamiento de choque, entre otros.

“El curso es muy importante, porque el médico que tiene a su cargo pacientes graves debe saber identificarlo y tratarlo adecuadamente en los primeros minutos para modificar ese riesgo inminente de muerte, y trasladarlo o consultar con especialistas de otro nivel lo antes posible”, expresó Ranero.

Agregó que este procedimiento “asegurará una mejor evolución y disminución en las complicaciones de nuestros pacientes”.

Alex Loarca, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Regional de Occidente (HRO), explicó que con el curso anterior y este ya suma 150 médicos de la región que han recibido este entrenamiento para abordar a pacientes graves.

“El HRO ha invertido en equipo nuevo, pero no solo es de tenerlo sino que hay que saber utilizarlo. Y este curso viene a reforzar que el equipo este bien utilizado por los médicos a su cargo”, expresó Loarca, quien también es vicepresidente de la Asociación Guatemalteca de Intensivistas.