Tras la derrota en el debut, el estratega Sergio Egea tiene muy claro que el partido de esta noche ante sus fieles seguidores será determinante para ganar credibilidad y fuerza en el torneo Clausura 2020.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente 

Las bengalas, la pasión y la fiesta del futbol vuelve esta noche al Mario Camposeco, en un escenario donde Xelajú tiene prohibido fallar.

Sergio Egea analiza la estrategia para brindarle la primera alegría del año a su afición en casa.

El rival en turno es el Deportivo Mixco, que también llega necesitado de puntos tras empatar en su casa contra Santa Lucía Cotzumalguapa.

Esta semana, el timonel de los chivos (Egea) enfatizó en la definición, algo que le faltó a Xela culminar en el primer partido ante los cremas, pues contó con un par de opciones, la más clara de Cristian Albizures, que pudo significar el empate.

Se espera que esta noche el salvadoreño David Rugamas despierte y anote su primer gol.

“Vimos muchos detalles en el primer partido y tenemos muy claro que nos falta el gol. Esta semana dimos prioridad a eso, debemos concluir las jugadas y ser certeros, porque los rivales no perdonan. Una desatención tuvimos atrás y se nos fue el partido”, comentó el técnico de los quetzaltecos.

Otro de los detalles favorables es la incorporación de Edward Santeliz, quien esta semana se metió de lleno al trabajo táctico del campamento lanudo.

El costarricense José Carlos Pérez (derecha) es de los llamados a liderar la media cancha.

“Es un jugador importante, sabemos de su calidad y es bueno tenerlo de regreso. Sabemos que no podemos fallarle a nuestra afición, todos los puntos en casa deben quedarse, y hoy hay que dar el primer paso para hacernos respetar”, puntualizó.