Dos ofertas había en Guatecompras para adquirirla, de Q39 mil y Q89 mil, bajo la
modalidad de compra directa. Sin embargo, fueron declaradas desiertas. 

Ojoconmipisto.com

En la sala donde la corporación municipal de Quetzaltenango realiza sus sesiones hay un testigo de hace 40 años, la mesa de cedro. Es una muy larga, sobre la que trabajan y a la que pronto darán de baja porque está en cotización adquirir una nueva.
Debe tener un marco de caoba, cuatro espacios para computadora, cuatro escudos tallados, entradas eléctricas y conexiones para dispositivos electrónicos, estas son algunas de las especificaciones.

Recibieron dos cotizaciones (NOG 11974702): Q89 mil 851.66 de Offymarket y otra de Q39 mil 375 de Corporación Redmass, S. A. El primero le ha facturado al Estado desde 2004 por Q74 millones 903 mil; la segunda también es proveedora desde 2016, con Q22 millones
256 mil facturados. En lo que va del año, cinco municipalidades le compraron muebles a esta última.

Sin embargo, la municipalidad declaró desierta la compra, esto luego de realizar un análisis de las ofertas que se presentaron.

Otra adquisición que planea el nuevo concejo es un sistema de audio para el salón, pero el concurso se declaró desierto (NOG 11975687). Entre las especificaciones técnicas se
establecía: 10 micrófonos cuello de ganso, dos bocinas, una consola con capacidad para 12 micrófonos.

Debido a que el palacio municipal es parte del Centro Histórico, el mobiliario también tiene protección como tal. Otto Juárez, director de la Oficina del Centro Histórico, señaló que la adquisición de este mobiliario es necesaria. “Hace seis años propusimos darle mantenimiento a las sillas y a la mesa, pero no fue posible debido al costo que representaba. El año pasado se le dijo al alcalde (Luis) Grijalva que los estudiantes de la
escuela taller que tenemos podían ocuparse del remozamiento, pero nos dimos cuenta
que esta tiene polilla”, advirtió.
Agregó que debido al estado de las sillas no es posible continuar con su uso, por lo que se pretende hacer algunas reparaciones y luego distribuirlas en oficinas donde se puedan
conservar.

“Tengo entendido que las sillas y la mesa fueron adquiridas un poco antes del gobierno de Rigoberto Quemé. Creo que sí es necesario hacer algunos cambios en ese sentido”, comentó el analista político Carlos Martínez.

La comuna también adquirió un mostrador que se colocará en la antesala al despacho municipal. El proveedor fue Offymarket, S. A., por un monto de Q35 mil 146.27 (NOG 11975466).

Compartir