La muerte de José Ernesto Fajardo Vallejo, reconocido por su trayectoria en la administración educativa, causó gran conmoción en la población altense.

Por José Racancoj

Como un gran docente y director es recordado Ernesto Fajardo, de 61 años, quien falleció ayer en un taller ubicado en la 8a. calle, zona 3 de Xela.

A través de redes sociales, decenas de personas han expresado su pesar, por la partida de quien fue docente y director, durante 23 años, del Instituto Técnico Industrial, zona 8 de Quetzaltenango. La vida del “Chino” Fajardo, como le conocían sus allegados, estuvo muy ligada a dicho establecimiento, pues no solo dio clases y dirigió este establecimiento, sino que también estudió ahí.

El cargo de director lo fungió hasta enero de 2019, y luego asumió como subdirector del mismo plantel. De hecho, estaba por jubilarse, indicaron familiares.

José Obdulio Fajardo, jugador y campeón con el Xelajú MC en 1962, padre de José Ernesto, recordó que su hijo practicó durante muchos años la gimnasia, además fue instructor. “Eso es porque desde temprana edad se le inculcó el amor al deporte”, expresó.

José Ernesto era padre de tres hijos, “era una persona que se dejaba guiar, muy obediente. Conmigo fue muy condescendiente, me invitaba a cenar o almorzar. Había mucha armonía entre él y yo”, expresó su papá.

El exjugador altense fue la última persona con la que habló el fallecido. Fajardo recordó que había platicado con su hijo y él le había comentado que se sentían bien. Momentos después escuchó un ruido, y cuando fue a ver vio sentado a su hijo, y le comentó que se había caído y tenía un golpe en la cabeza.

“A ver te levanto”, le dijo Obdulio a su hijo, pero el respondió que no, “estoy tranquilo”, expresó.
Momentos después falleció a causa de un paro cardíaco.

Un icono en la educación
Juan Carlos Ronquillo, supervisor educativo, refirió que Fajardo fue un gran profesor quezalteco, que dio su vida por e Técnico Industrial. “Tenía una trayectoria singular en la administración de institutos. Era muy activo, nunca se durmió en sus laureles”, refirió.

Ronquillo recordó que una de las frases favoritas del exdirector era “Soy Técnico y voy a ser Técnico hasta la muerte”. Para él, Fajardo fue un ícono en Quetzaltenango.

José Ernesto Fajardo es velado en Capillas Señoriales. Se le rindió un homenaje en el Instituto Técnico Industrial y mañana será inhumado en horas de la mañana.