A 15 días del inicio del censo implementado en las diferentes paradas de buses extraurbanos, se contabilizan más de 600 unidades, algunas ingresan a la ciudad sin los permisos respectivos.


Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Uno de los objetivos del plan es establecer la cantidad de transporte extraurbano que llega a la ciudad, cuánto recauda la comuna, así como generar orden para desfogar las vías principales.

La Comisión de Transporte, la Unidad de Información Geográfica, la Policía Municipal de Tránsito y la Policía Municipal de Quetzaltenango iniciaron este mes la recolección de datos.

“La Contraloría (General de Cuentas) nos recomendó hacer este estudio porque no se conoce cuánto ingresa económicamente a las arcas municipales”, explicó Rodrigo Villatoro, presidente de la comisión de transporte municipal.

A esta fecha se han contabilizado 770 buses extraurbanos. “Hemos contado cinco puntos de estacionamiento, la terminal Minerva, la Rotonda, zona 2; el estacionamiento cerca de la iglesia de la Merced, la 15 avenida y 6a. calle, donde se parquean los buses de San Juan Ostuncalco, son las que tengo en mente”, detalló Villatoro.

El concejal séptimo señala que se han encontrado con puntos utilizados como estacionamientos ilegales, “este es un aspecto positivo porque vamos a buscar las formas para corregir”, aseguró Villatoro.

Sin papeles
También se localizaron unidades que no cuentan con seguro de transporte colectivo ni los permisos de la Dirección General de Transporte (DGT). Algunos pilotos tampoco portan la licencia tipo A para prestar el servicio, lo cual fue notificado a las entidades respectivas.

La ciudad cuenta con tres terminales legalmente registradas: La Democracia, en zona 3; Minerva, en la misma zona, y en la calzada La Independencia, zona 2, que reciben cerca de 800 buses, por cada salida los transportistas deben pagar Q7 en las casetas de la Policía Municipal, sin embargo, la comisión de transporte desconoce el monto exacto de lo recaudado diariamente.

De acuerdo con Pablo González, de la Unidad de Sistema de Información Geográfica, se pretende conocer las vías que utilizan los buses para crear rutas alternas y evitar caos vehicular, además de obtener datos reales de los ingresos económicos para la comuna.

Rodrigo Villatoro, presidente de la comisión de transportes de la municipalidad, agregó que esperan concluir la medición para la segunda semana de marzo, después se hará un cruce de información con la DGT, los datos recopilados y los comprobantes de pago que otorga la PMT.

“De esa manera vamos a poder verificar dónde y cómo se cometen las fugas en el cobro de esta tasa, así se podrá deducir responsabilidades”, resaltó Villatoro.