El eterno goleador de los chivos, Israel Silva Matos de Souza, envía un mensaje a la afición y recuerda los mejores momentos que vivió en Quetzaltenango durante su carrera como futbolista profesional.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Con motivo del 78 aniversario del club departamental más importante de Guatemala, La Prensa de Occidente conversó con uno de los delanteros más icónicos y que seguramente la afición extraña ver en la cancha.

Silva aún conserva las camisolas con las que se consagró campeón de Liga con Xelajú.

Actualmente reside en la Ciudad Altense y a sus 38 años, aún recuerda aquellos vibrantes partidos donde su aporte fue importante para conseguir los últimos dos títulos de Liga.

¿A qué se dedicaban sus papás?
Mi padre era maestro de obra y mi madre ama de casa. Yo soy el mayor de mis hermanos, somos cuatro en total.

¿Qué o quién lo motivó a practicar el futbol?
En Brasil nacemos con el balón a los pies y empecé a jugar a los 6 años. A los 7 era muy conocido en mi región, muchos me buscaban para que me integrara a sus equipos.

¿A qué futbolista admiraba?
De pequeño me encantaba el estilo de Romario, era el mejor de ese tiempo. A pesar de su baja estatura, anotaba muchos goles de cabeza.

Israel se informa de la actualidad de Xela a través de La Prensa de Occidente.

¿Cómo fueron sus inicios y cuándo vino a Xela?
Apenas tenía 18 años cuando debuté en el Portuguesa Desportos de mi país; al año, fui al Mérida de México y, en 2003, vine a Guatemala a jugar con Teculután. A la siguiente temporada me llamaron de Xelajú y estuve con Luisiño da Costa. Armamos un gran equipo; recuerdo muy bien que mi pareja en ataque era Fernando Garrasino, además, estaban Iverton Paes y Germano Zielinski, que también eran brasileños.

¿Quién fue su mejor socio en el ataque y el gol que más recuerda?
Sin duda, Johnny Cubero. Recuerdo que marcamos 46 goles entre los dos, él 22 y yo 24. Hicimos una gran dupla, eliminamos en 2007 al mejor Municipal de todos los tiempos; venían de ganar cinco títulos consecutivos y luego, en San Marcos, Johnny anotó tres veces. Los goles que más recuerdo son el de la final en San Marcos y el de la quinta luna contra Municipal acá, cuando expulsaron a Penedo y ganamos por penales.

Para usted, ¿Quién fue el mejor líder de camerino y la mejor anécdota que guarda?
Hernán Medford fue un buen líder, sabía mantener la armonía y exigía cuando era necesario hacerlo; había una buena relación entre futbolistas, cuerpo técnico y afición. Creo que aparte de los títulos, para muchos lo mejor fue la actuación en la Liga de Campeones de Concacaf de 2013, todos nos daban por muertos en esa competición, pero sorprendimos a todo mundo al avanzar como líderes, eliminar a las Chivas y hacer un digno partido en el Tecnológico de Monterrey ante los Rayados.

En las finales de 2007 y 2012, anotó goles.

La actualidad de Xelajú no es la mejor, ¿Qué les puede aconsejar, sobre todo, a los delanteros?
He visto un par de partidos en Xela, pero aquí se complica para los extranjeros; hay algo raro. Recuerdo a Nelson Martín Crossa, era goleador en Municipal, vino acá y no le fue muy bien. Yo no marcaba goles en todos los partidos, pero hacía labores de sacrificio: bajaba a recuperar balones, servir de pivote y hacer pases a gol. Los ‘9’ vivimos de goles, pero a veces la presión lo paraliza a uno. El consejo que doy es que tengan fe en Dios, yo siempre oraba antes de cada partido, también que se sacrifiquen en la cancha y peleen cada balón, que no dejen ningún rebote perdido.

¿Qué mensaje le puede enviar a la afición y al club en su 78 aniversario?
Que sigan apoyando al equipo, que no lo abandonen y sean pacientes. Ahora, yo soy un aficionado más. Y al club, jugadores y el resto, que no bajen los brazos por esta institución; es de todos y hay que esforzarse por levantarla.

Israel Silva afirma que el equipo del 2012 fue el más sólido, por disciplina y compromiso en la cancha.

En detalle:
Nació en Sao Paulo, Brasil, el 24 de junio de 1981.

En Xelajú, Silva anotó 136 goles y en Liga Nacional sumó 149. Además de Teculután y Xelajú, estuvo con Municipal, Jalapa, Nueva Concepción y Rosario FC. En el extranjero jugó con el Kerkyra de Grecia, además del Maratón, Motagua y Real Minas de Honduras.