Personal de la Municipalidad de Salcaja junto al grupo Lázaro, supervisaron y notificaron a los vendedores que está prohibida la venta de perros y gatos.

Por: Mirna Alvarado

Personal de la Municipalidad de Salcajá, Quetzaltenango y de la agrupación Lázaro realizaron un monitoreo en el mercado de animales de esa localidad en busca de hacer cumplir la Ley de Protección y Bienestar Animal, con la que pretende controlar la proliferación de perros callejeros en ese municipio.

La normativa está vigente desde febrero de 2017 y la comuna de Salcajá prohibió desde el 6 de agosto del 2019, por disposición del Juzgado de Asuntos Municipales, la venta de perros y gatos en los mercados en los diferentes días de plaza.

En esa fecha el Juzgado de Asuntos Municipales emitió una circular dirigida a los vendedores, en donde se enfatizan los artículos que definen los requisitos fundamentales para realizar estas ventas.

El artículo 14 se refiere a las condiciones básicas que deben tener los animales: “vivir libre de hambre, sed y desnutrición; libre de temor y angustia; libre de molestias físicas, térmicas o incomodidad, dolor, lesión y de enfermedad”.

Los supervisores advirtieron a los vendedores que de violar la normativa se harán merecedores de una multa que oscila los Q 500.

“Se presume que se continua con la venta de perros y gatos en los días martes y sábados, al parecer son prevenientes de San Juan Ostuncalco, Olintepeque, San Cristóbal Totonicapán”, señaló Edgar López de la agrupación Lázaro.

Quien lamento que algunos policías a pesar de conocer esta disposición no actúan, únicamente pasan realizando el cobro de derecho de parqueo (piso de plaza). “Encontramos que un Policía Municipal solo tomado nota del delito, piden identificación personal pero no hacen el decomiso o el aviso a donde corresponde”, aseguró López.

La agrupación Lázaro presentó la queja al director de la Policía Municipal y al Juzgado de Asuntos Municipales, quienes han realizado el llamado de atención al empleado municipal, cabe mencionar que hoy se encontró a una persona con perros para la venta, sin embargo, después de hacerle ver la prohibición pasó a retirarse.