El alcalde de Xela acudió hace dos semanas a la sede de CIV para darle seguimiento al proyecto de construcción de pasos a desnivel, los especialistas señalan que estos proyectos no solucionarán el problema y que complicarán más el tránsito vehicular.


Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Durante la presentación del proyecto, Armando Rivera, de Gestión Territorial de la comuna altense, mencionó que la propuesta tuvo como base el estudio que permitió identificar los “municipios dormitorio” (título que se le da a las ciudades donde convergen personas de las periferias). Otro punto favorable según Rivera, es que los lugares donde se pretende construir los pasos a desnivel no es necesaria la expropiación ni la compra de terrenos.

El alcalde Juan Fernando López Fuentes aseguró que la ejecución del proyecto de construcción de cuatro pasos a desnivel permitirá mejor movilidad de la población y las calles serán desfogadas. “Faltan algunos estudios, pero creemos que podemos hacer este sueño una realidad, porque Xela se lo merece, ya no podemos seguir con este tráfico a todas horas”, afirmó.

Sin embargo, especialistas en urbanismo señalaron que los pasos a desnivel únicamente son medidas paliativas, pues para mejorar la movilidad se debe pensar en proyectos integrales, amigables con el ambiente.

“Si hablamos de un contexto urbano, de ciudad, como es el caso, los pasos a desnivel no contribuyen a minimizar la carga vehicular, más bien se convierten en un incentivo.

Un urbanista decía que ampliar un carril para el tema de congestión vehicular, es como aflojarse el cinturón para solucionar el problema de obesidad”, así lo expresó Marco Chávez, director de Urban Design Lab.

“Lo que están tratando de hacer es generar un paliativo que se convierte en un incentivo para el uso de vehículos. Aquí se debe pensar en un modelo que ataque la causa y no el efecto”, agregó.

Mario Aníbal González, del Instituto Quetzalteco de Estudios Nacionales, señaló que la construcción de pasos a desnivel en la ciudad es viable, pero se deben realizar estudios de tránsito, promedio en las horas pico, además de maniobras que simulen el comportamiento del paso a desnivel.

“Si la práctica se realiza y se comprueba que el tránsito se agiliza en las horas con mayor carga vehicular, la construcción de los proyectos será excelente, pero entonces solo se ataca el efecto y no las causas del problema”, aseguró.

Los especialistas coincidieron en que antes de realizar alguna construcción de este tipo, se debe pensar en mejorar y ordenar el servicio del transporte urbano.

“Si en los pasos a desnivel se colocan paradas de buses urbanos o extraurbanos, vamos a seguir teniendo el mismo problema, porque no habrá fluidez vehicular”, aseveró González.

“La pirámide de movilidad establece que primero se debe pensar en el peatón, segundo en el transporte colectivo y al uso de transporte privado; con la construcción de pasos a desnivel se está dando prioridad al uso de transporte privado, motos, vehículos individuales.

Si le sumamos que el proyecto debe ser amigable con el entorno, (ciclovías, pasos peatonales, ornamentación), además de la inversión que según dicen no tienen un estimado, podemos opinar que no son una solución completa”, puntualizó Chávez.

Otras medidas

Debido a que para hacer realidad la construcción de estos cuatro pasos a desnivel es necesario tener apoyo del gobierno central y que se depende mucho de la disponibilidad financiera del Estado y de otras entidades internacionales, a las cuales las autoridades han mencionado que podrían acudir, los expertos refieren que se deben considerar algunas alternativas para mejorar la movilidad sin estos pasos a desnivel.

Primero se debe entender que el tráfico es una cosa y la movilidad es otra. “Cuando hablamos de movilidad nos referimos a un sistema que responde al desplazamiento de personas o mercancías, el congestionamiento de tráfico es un efecto de un mal modelo de movilidad; cuando se ataca el efecto y no el problema no estamos dando una solución”, explicó Chávez.

Entre las consideraciones, los urbanistas mencionaron que se debe pensar en: “flexibilizar las normativas de construcción del Plan de Ordenamiento Territorial, para incentivar el mercado de desarrollo de vivienda en la zona urbana”.

Esto permite un mejor desarrollo en el área urbana, llenando los vacíos, (suelo vacante o suelo en desuso) por falta de incentivos; por ahora la apuesta de un reglamento rígido obliga a que el desarrollador de vivienda construya en la periferia de municipios aledaños, que más adelante se convertirán en municipios dormitorio, pues la oferta de empleo sigue estando en el área urbana de Xela.

“Eso podría generar que el problema de congestionamiento aumente porque la distancia de donde se vive y donde se trabaja son largas. El objetivo de esto es acortar distancias”, concordó González.

Transporte colectivo y alternativo

Las autoridades deben promover sistemas más eficientes de transporte y dotarlos de infraestructura básica, como ciclovías, corredores peatonales, corredores para buses articulados. “En este aspecto se podrían fomentar sistemas como Uber, pues estos vehículos no requieren ocupar un estacionamiento el 90 por ciento del día, como sucede con vehículos particulares”, opinó Chávez.

Diseño urbano a partir de una grilla
La grilla, que es un invento milenario, se debe usar como parámetro de diseño. En la actualidad se construyen o diseña una calle que se convierte en un embudo, pues no existen opciones alternas para circular, si esa calle colapsa no existe otra alternativa.

La carga vehicular es en 100 mil

Diego Meckler, jefe de la Policía Municipal de Tránsito (PMTQ), informó que se estima que a diario circulan unos 100 mil vehículos en Quetzaltenango, por lo que los pasos a desnivel serían una alternativa para desfogar las principales vías.

Actualmente se cuentan con 96 elementos. De acuerdo con Meckler, la una cantidad de policías de tránsito es insuficiente para controlar la circulación de los automotores.

“Quetzaltenango es una ciudad donde convergen muchas personas de diferentes puntos debido a varios servicios, entre estos la demanda educativa, salud, turismo o empleo.

Por esa razón, cada año el incremento de la población y de la carga vehicular va en aumento y ocasiona que las calles y avenidas se congestionen a cualquier hora del día”, dio a conocer el jefe de la PMTQ.