En el Hospital Regional de Occidente (HRO) y en el Hospital Rodolfo Robles (HRR) de Quetzaltenango se alistan para atender eventuales casos de coronavirus.


José Racancoj/La Prensa de Occidente

En Guatemala y en Quetzaltenango no se reporta ningún caso confirmado de esta enfermedad que se ha extendido a más de 86 países; sin embargo, con motivo del estado de calamidad y la alerta amarilla institucional que declaró el Ejecutivo y el Ministerio de Salud, respectivamente, ya se han tomado acciones para prevenir y atender eventuales casos que se puedan registrar.

En el HRO, el edificio de Maternidad es el espacio idóneo para el área de aislamiento para pacientes con covid-19, de acuerdo con la evaluación del Comité de Nosocomiales y el Comité de Riesgos, el cual se ubica a un costado de la Emergencia.

Este edificio, que terminó de ser construido en 2016, aún no está en uso debido a que presentaba 14 fallas, pasó por un proceso de denuncia ante el Ministerio Público después de una evaluación de la Contraloría General de Cuentas.

No obstante, ante la emergencia del coronavirus, las autoridades han solicitado agilizar la entrega del inmueble a la comuna y a Gobernación para hacer uso de este como un área para aislamiento debido a la alerta amarilla. “La recepción legal la tiene que realizar la Municipalidad de Xela y luego transferirla a nosotros”, agregó el funcionario.

De momento, Ortega explicó que ya cuentan con dictámenes favorables por parte de la comuna y de la Unidad de Planificación Estratégica del HRO para habilitar el edificio como aislamiento. El espacio es para atender a 20 personas.

Pacientes graves
El director agregó que en el HRO se atenderán a infectados con coronavirus que tengan algún tipo de inestabilidad en la salud. “Nos preparamos para pacientes que requieran ser hospitalizados y que necesiten no solo estar en observación, sino que también precisen otro medicamento”, expresó.

Flor Gómez, delegada de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Quetzaltenango, realizó una supervisión a dicho espacio y resaltó que existen avances en cuanto a mejoras y la dotación de servicios esenciales. Pero también señaló que el inmueble presenta humedad en ciertas áreas, así como grietas que deben ser atendidas.

Esta fue la primera supervisión que realizó la PDH en un centro asistencial por la alerta del covid-19. Continuarán en el HRR, en el Área de Salud y en el hospital del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.