El quetzalteco Branly Giovanny López Quemé asumió esta semana como nuevo director del Teatro Municipal de Xela; este viernes fue presentado.

Por José Racancoj/LaPrensa
López cuenta con una trayectoria de más de 13 años como gestor cultural, artista y encargado de proyectos culturales y de desarrollo local.

El nuevo director, de 44 años, estuvo en los últimos años en el extranjero, trabajando en el proyecto Hecho en Wonderland, con Hivos y varias empresas y organizaciones de arte y cultura en Holanda. Su contrato tiene vigencia del 2 de marzo al 30 de junio.
López, quien también fue parte de proyecto inicial del centro cultural Casa No’j, ocupará el cargo que dejó Bonifaz Díaz en diciembre pasado, y Vanesa Rivera en agosto del año reciente.

Primer diagnóstico
En su primera presentación como director del Teatro, López dijo que es un honor haber sido seleccionado después de un proceso, sin embargo, también expresó sentirse “triste y hasta avergonzado” de llegar a un teatro en condiciones deplorables, lo que comprobó después de hacer una evaluación en su primera semana.

El quetzalteco enumeró una serie de deficiencias que presenta. “Vemos a un personal quemado, con bajo salario. Se tiene un presupuesto bajo para hacer producción de arte, solo es de Q14 mil al año”, indicó.

“La única restauración estructural -continuó López- que ha tenido fue en 1902. Ha habido restauraciones pero no estructurales. Las tramoyas están en mal estado, hay rajaduras por el terremoto de 2012. El equipo de sonido e iluminación están en malas condiciones”.

Apuntó que uno de sus objetivos es institucionalizar el Teatro, y como parte de su plan de trabajo se reducirían las actividades culturales para trabajar “de fondo y estructuralmente el teatro”. “Estoy en pláticas con el Concejo y con la Comisión de Cultura para ver si hay voluntad política, tampoco pretendo quedarme si no lo hay”, apuntó.