Medidas preventivas que piden autoridades educativas aplican para los sectores públicos y privados de Quetzaltenango. 

Por José Racancoj

Con el fin de prevenir el coronavirus (COVID-19) y darle cumplimiento al Estado de Calamidad que decretó el gobierno, la Dirección Departamental de Educación (Dideduc) de Quetzaltenango envió circulares a los supervisores educativos, coordinadores y asesores pedagógicos para que verifiquen que en cada centro educativo se cumplan con las medidas establecidas.

En una de las circulares se señala que cada una de las actividades programadas en los establecimientos educativos de todos los niveles, tanto públicos como privados, debe contar con el aval de del Ministerio de Salud, en este caso el Área de Salud de Quetzaltenango. De no contar con ello “se caerá en desacato y se aplicarán sanciones administrativas”, advierten el texto firmado por Liza López, titular en funciones de la Dideduc. 

La circular añade que Quetzaltenango es uno de los siete departamentos calificados como vulnerables, por ser fronterizo. 

La Dideduc también recomendó que los estudiantes que presenten quebrantos de salud, como gripe o catarro, permanezcan en su hogar, para evitar el contagio en el plantel, “sin afectar su asistencia y punteo”. 

Autoridades educativas además socializan una campaña contra el coronavirus.