Por tercer día consecutivo entidades gubernamentales y municipales realizaron comprobaron que en la central de mayoreo, mercado Minerva y Las Flores, los comerciantes eviten el aumento de los precios en medio de la crisis.

Por Mirna Alvarado

Personal de la Dirección de Abastos Municipales, junto a delegados de la Dirección de Atención al Consumidor, visitaron los mercados de la ciudad con la intención de determinar que no exista especulación en los precios ni acaparamiento de los productos de primera necesidad.

Además se observó que los vendedores cumplieran con las siguientes especificaciones:
– Que los vendedores usen guantes y mascarillas
– Que cuenten en su puesto de venta con gel antibacterial
– Que la carne de pollo, res, cerdo y mariscos tengan protección y se encuentren en un congelador
– Que mantengan limpio su puesto de venta
– Que los comerciantes no incrementen los precios de los productos
– Que no haya aglomeración de personas en estos lugares
– Evitar el aumento de precios de los productos
– Se colocaron afiches informativos sobre las medidas de prevención en mercados.

Roberto Escobar director de Abastos municipales explico que el pasado miércoles se advirtió a los comerciantes específicamente a quienes venden productos cárnicos que acaten las medidas de higiene respectivas.

“La intención de hoy era hacer decomisos, por eso es que pedimos apoyo a la Policía Nacional Civil, Municipal y de Tránsito para que nos ayudaran con los operativos respectivos, encontramos dos ventas que fueron retiradas, consignamos balanzas y mesas”, refirió Escobar.

Las ventas retiradas estaban ubicadas en un sitio poco salubres, en un sector del Mercado Minerva.

 

Escobar indicó que la central de mayoreo se determino que la mayoría de comerciantes si contaban con las medidas higiénicas, pero se les sugirió no tener muchos acompañantes en cada puesto.

“Les pedimos que trataran de llegar solo una persona por puesto, que eviten llevar niños y personas de la tercera edad, porque son los grupos más vulnerables”, aseguró.

Escobar resaltó que el alza que se encontró en diferentes ventas de productos de primera necesidad no proviene de los productores mayoristas, sino de quienes revenden los productos.

Es de mencionar que en algunos mercados de la ciudad se encontró la libra de cebolla en Q 5, la libra de papa a Q 8, la libra de tomate entre 5 y 8 quetzales.

Delegados de la DIACO indicaron que se tomarán las medidas respectivas, se advirtió a los vendedores que de continuar con el alza en los precios de los productos de consumo diario se les impondrá sanciones.

“Estamos en tiempos de crisis y esto constituye un delito”, menciono Laureano Agün delegado de DIACO.