La nueva disposición municipal pretende permitir el ingreso únicamente de menores migrantes no acompañados.

Por Mirna Alvarado

La semana pasada se registro el ingreso de varios vehículos provenientes de México con guatemaltecos deportados, quienes se quedan en la ciudad si ningún tipo de prevención, lo que a criterio de las autoridades podría poner en riesgo a todos los Quetzaltecos.

Al inicio de esta semana los agentes de la Policía Municipal de Tránsito tenían la orden de no permitir el ingreso de todos los migrantes, sin embargo luego de una reunión entre las autoridades municipales y representantes de la Procuraduría General de la Nación (PGN) y de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) se determino, permitir el ingreso de menores de edad.

Hugo Urizar de la unidad de riesgos de la comuna altense, comentó que el problema con los adultos deportados es que no existe ningún albergue específico para resguardarlos y a falta de transporte no pueden retornar a sus lugares de origen.

“El problema es que el bus llega a la rotonda, deja a los pasajeros y no sabemos hacia donde se movilizan, no sabemos si pasaron por un control de salubridad para determinar si no portan el virus”.

La semana pasada ingresaron siete vuelos con guatemaltecos deportados procedentes de Estados Unidos. Este lunes 30 de marzo entraron otros dos con 166 personas de Brownsville, Texas, según el Instituto Guatemalteco de Migración.

De México vía terrestre entraron durante este mes (marzo), 1,719 guatemaltecos deportados, los protocolos en este caso para evitar la propagación de la COVID-19 han cambiado y ahora migración a determinado enviar a los deportados a sus casas para seguir la cuarentena a excepción de quienes se encuentren asintomáticos quienes son trasladados al hospital de Villa Nueva.

Urizar indicó que no se pretende vulnerar los derechos de las personas deportadas, pero se pide a las entidades correspondientes que se tomen cartas en el asunto. “Lo ideal es que todos los deportados adultos sean llevados a sus casas o su lugar de origen”, aseveró.

Agregó que los migrantes menores pueden ingresar a la ciudad, son trasladados a Casa Nuestras Raíces y con el apoyo de la Cruz Roja son evaluados, durante la semana pasada ingresaron 18 adultos deportados.

Eduardo Woltke de la defensoría del Migrante de la Procuraduría de los Derechos Humanos, comentó que: “Las autoridades guatemaltecas deberían brindar el apoyo necesario para el traslado de las personas a sus comunidades de origen, como lo hacen con los deportados vía aérea”.

Además, el ingreso de las personas se da bajo conocimiento del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), el cual debe notificar al Ministerio de Salud para el control epidemiológico correspondiente y el debido seguimiento para descartar contagio.

Agregó que bajo la aplicación de las disposiciones presidenciales, son las autoridades del IGM, Ministerio de Salud Pública y el Ministerio de Relaciones Exteriores quienes deben garantizar la adecuada aplicación del plan de emergencia. Entre estas garantías evitar la discriminación y violaciones a sus derechos humanos.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINEX) debe negociar el cese de las deportaciones durante la emergencia, la PDH mantiene acciones de fiscalización al respecto, ya se han hecho llamados a las autoridades para solicitar el cese de las deportaciones bajo estas condiciones”, puntualizó Woltke.