A partir de hoy la aldea de Chuisuc, Olintepeque, quedó aislada debido a los casos de coronavirus que se han reportado. 

Por José Racancoj

En esta aldea una pareja de esposos, uno de ellos deportado, dio como positivo a las pruebas de covid-19. Sin embargo, ambos se resistían a cumplir con la cuarentena y a seguir con los protocolos señalados por el Gobierno. Tampoco facilitaron que se les tomaran las pruebas de covid-19, las cuales finalmente dieron positivo. 

Para el traslado de ambos a la capital, el hombre el miércoles 8 de abril y su esposa el viernes 10, fue necesaria la presencia de la Policía Nacional Civil y del Ejército. 

A esto se suma de que estas personas, amenazaron a miembros del Cocode local y a personal del Área de Salud de Quetzaltenango, por lo que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) abrió un expediente e investigará el caso. 

Aislados
Debido a estos casos de covid-19 y a que se investiga con qué personas pudieron tener contacto los contagiados, autoridades departamentales decidieron aislar a la comunidad. Tanto la Policía Nacional Civil como el Ejército tendrán control del área. El objetivo es evitar que el área se convierta en un foco de infecció. 

La PDH informó que darán seguimiento al aislamiento en la comunidad. 

Deportado
Este caso en Chuisuc inició a finales del mes pasado, cuando el hombre, de 40 años, fue deportado de Estados Unidos. Se conoce que no respestó la cuarentena y que incluso habría asistido a una boda y habría ingerido bebidas alcohólicas con otras personas.

Esta pareja tiene tres hijas, con quienes ya se han tomado medidas preventivas, indicaron autoridades.