El lunes pasado se dio a conocer que el doctor Germán Scheel fue juramentado como viceministro de la cartera de Salud en el área de hospitales, en medio de la pandemia del covid-19. La noticia fue tomada de manera positiva con muestras de apoyo en las redes sociales.

Scheel manifestó estar orgulloso y anuente a trabajar para mejorar el servicio de hospitales a nivel nacional, para iniciar sus labores, comenzará en el Hospital Departamental José Felipe Flores, de Totonicapán.

Redacción/laprensa.com.gt

Scheel Bartlett, de 63 años, nació en Huehuetenango; egresado de la Facultad de Ciencias Médicas por la Universidad de San Carlos de Guatemala, hijo de padres quetzaltecos y radicado desde hace varios años en Totonicapán.

Hizo estudios en corrección de labio y paladar hendido en el Hospital Nacional de Totonicapán con el cirujano maxilofacial Dr. Bernal Herrera Monteagudo, de 1982 a 1984.

Estudios de posgrado en corrección de labio y paladar hendido en Ciudad de México, en el departamento de cirugía plástica del Hospital Manuel Gea González, en 1989 y 1990. Luego fundó el programa de corrección de labio y paladar hendido “Dr. Bernal Herrera Monteagudo” en el Hospital Nacional de Totonicapán, en 1990.

“Siempre quise estudiar medicina, pese a que en mi familia la mayoría son abogados; mi papá fue alcalde de Xela de 1978 a 1982, luego gobernador de Quetzaltenango y diputado de la Constituyente”, contó el doctor Scheel.

Su carrera para operar labio y paladar hendido inició con un plan de salud oral; primero ayudaba al especialista Bernal Monteagudo, quien llegaba de la capital, y dos años después solicitó quedarse como titular para operar a los niños. En 1989, viajó a México y cuando regresó al hospital de Totonicapán inauguró un programa. Se jubiló en 1996.

Luego de jubilarse abrió una clínica en Totonicapán, que a la fecha continúa con la atención, sin ningún costo, para niños que nacen con labio o paladar hendido. “Ya sobrepasé los 10 mil menores operados y a la mayoría solo se les cobra la anestesia; mi finalidad es ayudar a las personas a tener una mejor vida porque cuando era pequeño me operaron del corazón y el médico dijo que a algunos niños les funcionaba un aparato, a otros no”, comentó el médico altruista.

Innovación

Su aporte más grande a la medicina es operar a los recién nacidos, intervención que no la realizan otros médicos especialistas en el país; no obstante, Schell Bartlett lleva más de 300 operados con éxito. Esta actividad lo ha colocado como un ejemplo de la medicina en Guatemala. El aporte de Scheel aún no es reconocida a nivel mundial, pero la actividad está sentando precedentes.

Reconocimientos

  • Condecorado con la Orden Itzamna del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala en 1991, por su ejercicio profesional ejemplar, su aporte científico y humanitario en beneficio de la comunidad.
  • Orden Itzamna en 2005 por bodas de plata (25 años) de profesión médica.
  • Declarado Benefactor y vecino distinguido e hijo ilustre de Totonicapán.
  • Declarado Héroe Anónimo 2001 por su contribución a la paz y desarrollo por las Naciones Unidas.
  • Fundador de la Asociación Médica de Totonicapán.
  • Guatemalteco Ilustre por Seguros Universales, por apoyo a la niñez en pobreza y pobreza extrema.

Otras facetas

Asimismo, otras de sus pasiones ha sido cantar y ejecutar la guitarra; en 2018 hizo una presentación en un restaurante de Totonicapán y grabó un disco con dos temas propios y un cover, el cual se lo dedicó a su esposa.

También escribió el libro Dios existe y me consta por mis 100 milagros, en el que narra la oportunidad de operar a los niños.

“Ver los rostros de las mamás al conocer a sus hijos con labio y paladar hendido, y luego de ser operados, cambian mucho. He fotografiado los dos momentos”.

Dr. German Scheel