El Día Internacional del Libro se conmemora cada 23 de abril a nivel mundial con el objetivo de fomentar la lectura, la pandemia por coronavirus covid-19 es una oportunidad para fomentar la lectura en todo el mundo.

Foto: Internet con fines ilustrativos.

Po r Mirna Alvarado

Desde 1988, la UNESCO, promueve la celebración, el 15 de junio de 1989 se inició en varios países, y en 2010 la celebración ya había alcanzado más de cien, la conmemoración es aprovechada para fomentar la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

Se trata de un día simbólico para la literatura mundial, ya que el día 23 de abril coincide con el fallecimiento de autores como Cervantes, Shakespeare, entre otros durante el año 1616 y durante la asamblea de la UNESCO, celebrada en París en 1995, se decidió rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta época.

Desde entonces se alienta a todos y en particular a jóvenes y niños a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos intelectuales que buscaron transmitir sus ideologías sociales y culturales por medio de las letras.

“Hay un dicho que dice que somos lo que comemos, aplicado a la lectura deberíamos ser lo que leemos”, comenta el profesor Luis Santos.

Santos es maestro de secundaria en un establecimiento público del municipio de Olintepeque, Quetzaltenango, comenta que durante los 23 años de docencia uno de los principales desafíos es contagiar a los jóvenes de la adrenalina que produce la lectura.

“En años pasados hicimos un concurso donde los estudiantes debían leer por lo menos dos libros durante el mes pero solo fueron unos pocos los que cumplieron el reto”, explica.

Para la maestra Angela Sandoval, es importante que la lectura se inculcada desde los hogares, “se hace difícil que los adolescentes dejen a un lado sus dispositivos móviles y se interesen por un libro, por eso insistimos a los padres que se tomen un tiempo para acompañarlos y compartir una lectura”, señala.

Foto ilustrativa

Ambos docentes coinciden en que esta época de cuarentena en que la mayoría de familias se encuentran en casa se debe aprovechar el tiempo y comenzar a fomentar el hábito de la lectura.

“ Ahora que los niños, adolescentes y jóvenes se encuentran en casa, es recomendable que los padres de familia se involucren y les acompañen a leer, que les reduzcan el uso de dispositivos móviles y televisión, que su tiempo pueda ser invertido en los libros”, dijo Sandoval.

“El habito de la lectura es fundamental, para todos, nos enseña a hablar y escribir correctamente y lo mejor es que se estimula la imaginación, se puede empezar con un libro básico, nosotros recomendamos el rinoceronte”, asegura Santos.