La falta de transporte y el temor a contagiar a algún familiar son algunas de las razones por las que las enfermeras han dejado sus labores en el centro asistencial que atiende a pacientes con coronavirus. 

 

Por José Racancoj 

De 90 enfermeras auxiliares que se tenían contratadas para el Hospital Temporal Covid-19 que funciona en el Centro de Ferias y Mercadeo de Quetzaltenango (Cefemerq), veinte decidieron “ya no llegar al hospital”, confirmó Giovanni Ortega, director del Hospital Regional de Occidente (HRO).

Ortega explicó que entre las principales razones por las que las enfermeras ya no continuaron con sus labores es porque “piensan que si en algún momento se contagian ellos pueden contagiar a alguien más al regresar a sus hogares, como sus abuelos o papás”, refirió. 

A eso se suma que existen complicaciones con la movilidad, ya que no hay transporte, y muchas de ellas no son de Quetzaltenango, sino que de departamentos como Retalhuleu o San Marcos. Y al no tener transporte, deben buscan un lugar para vivir en Xela, lo cual también es complicado. “Han tenido dificultad para contar con un lugar para residir en Quetzaltenango. Todo estos son factores que les han afectado”, refirió Ortega. 

El director del HRO aseguró que el personal médico que trabaja en el Hospital Temporal contará con los insumos necesarios. “Se necesita compromiso y la seguridad de querer atender”, agregó. 

Actualmente el Hospital Temporal de Quetzaltenango cuenta con 222 personas contratadas, y la plantilla total alcanzará las 410, “eso quiere decir que ya estamos funcionando con pacientes leves y moderados. Tenemos enfermeras, epidemiólogos, psicólogos, trabajadores sociales y el operativo. Ya está funcionando el hospital, pero para atender la capacidad máxima, que son las 142 camas que tiene el hospital, si necesitamos más personal”, refirió Ortega. 

Esta situación se dio a conocer durante una reunión en el Hospital Regional de Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), zona 5 de Xela, que sostuvieron los directores de dicho centro asistencial, el HRO, el Hospital Rodolfo Robles y el Hospital Temporal con los diputados Nery Mazariegos, Adán Pérez y Emilio Maldonado. Así como con el director del Área de Salud de Quetzaltenango, Juan Nájera, y el gobernador departamental, Julio Quemé.