Las fuertes lluvias de este domingo provocaron el desbordamiento del Río Samalá, el cual dejó varias viviendas dañadas y puentes al borde del colapso en los municipios de San Miguel Sigüilá y Cajolá.

Personal de Conred y de autoridades comunitarias de Cajolá realizan verificación en uno de los puentes dañados

Por Mirna Alvarado

Los alcaldes del departamento de Quetzaltenango se encuentran en alerta por la pandemia de Covid -19 sin embargo debido a la entrada del invierno ahora deben enfrentarse a los desastres provocados por las lluvias.

La mayoría de los municipios están propensos a sufrir los embates de la naturaleza, sin embargo este fin de semana fue el turno de San Miguel Sigüilá y Cajola, donde se generó el desbordamiento del río que causó inundaciones súbitas.

“En el municipio de Cajolá tuvimos 17 viviendas afectadas, 15 con inundaciones imprevistas y 2 con daño severo por el colapso de paredes, tres puentes con daño leve”, explico Allan Reth delegado departamental de CONRED.

El funcionario añadió que en ese municipio también se registró un vehículo que fue arrastrado por la correntada hasta el cauce del río Samalá y la pérdida de un pozo mecánico de agua valorado en Q600 mil.

En tanto que en el municipio de San Miguel Sigüilá dos familias fueron afectadas debido a las inundaciones inesperadas.

“En el municipio de Cajolá una familia decidió auto albergarse en la vivienda de un familiar, mientras que en Sigüilá, no fue necesario”, añadió Reth.

En los próximos días se esperan más lluvias, por lo que la CONRED ha hecho la advertencia a todos los jefes ediles para prepararse y poder hacerle frente a los desastres provocados por las lluvias.