“Debemos ser cuidadosos. No abran demasiado rápido o se correrá el riesgo de un rebrote de Covid-19”, expresó Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Foto ilustrativa.

Por Mirna Alvarado

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió a los gobiernos de la región sobre la necesidad de ser cautelosos antes de levantar las medidas de distanciamiento social para frenar a la Covid-19.

Carissa Etienne, directora de la OPS, alertó que una reapertura prematura puede causar un rebrote de la enfermedad, por lo que se debe ser cuidadoso y pensar dos veces para adoptar tal decisión.

“Mi consejo es que no se reabra demasiado rápido, o se corre el riesgo de un resurgimiento de la Covid-19 que podría borrar los logros de los últimos meses” dijo durante una videoconferencia informativa semanal de la organización.

Etienne destacó que la región de las Américas concentra casi la mitad de los 6,2 millones de los contagios en el mundo, y llamó la atención en particular sobre la situación en Latinoamérica, donde el número de infectados no ha dejado de crecer.

La directora de la OPS recordó que la semana pasada se registraron 732 mil casos nuevos en todo el mundo, y de estos, más de 250 mil ocurrieron en países latinoamericanos, “una preocupación seria que debería servir como alerta para redoblar los esfuerzos”, acotó.

En Latinoamérica, muchos países han empezado a flexibilizar las medidas implementadas desde mediados de marzo para contener la propagación del virus SARS-Cov causante de la enfermedad, presionados por la necesidad de reactivar sus economías devastadas por la pandemia.

Por ejemplo en Brasil, el segundo país en número de contagios en todo el mundo detrás de Estados Unidos, concentra el foco del brote latinoamericano con más de 526 mil casos y unos 30 mil fallecidos.

Perú, el segundo país de América Latina con 170 mil contagios y más de cuatro mil 600 decesos, la estricta cuarentena declarada desde el 16 de marzo empezó a aflojarse lentamente la semana pasada.

Ante esa situación Etienne reconoció que en una región tan vasta como diversa y desigual, el desafío de luchar contra la Covid-19 es no solamente sanitario, sino también social y económico.