Para prevenir contagios de Covid-19 en el Cementerio General de Quetzaltenango, las normas para la ejecución de entierros por enfermedades comunes ha cambiado, también se redoblan las medidas de protección en las oficinas.

Por Mirna Alvarado

La administración del Cementerio General Municipal ubicado en la zona 1 de Quetzaltenango, instaló nuevas medidas para las sepulturas, semanas atrás los sepelios podían ser de un máximo de 10 personas, pero ahora el número se redujo a cuatro familiares, de acuerdo con Obdulio Morales, administrador del lugar, la restricción es por “un incremento” de los casos de Covid-19.

“Se determino que para las inhumaciones de fallecimiento de enfermedades comunes o de otras causas que no sean por Covid -19, solo se dejen ingresar cuatro familiares, deben estar debidamente protegidos con mascarilla y guantes, no se permite el ingreso de niños, ni personas de avanzada edad o con enfermedades crónicas”, refiere Morales.

Agregó que se permite el ingreso del conductor de la carroza fúnebre, un acompañante y el sepulturero.

Otra de las medidas de prevención fue el cierre de las oficinas administrativas, “ahora solo estamos atendiendo llamados, es decir emergencias, cuando hay sepelios para el trámite respectivo, antes venían abogados o vecinos para hacer algunos tramite, pero ya no se atiende”, aseguró.

Pero las personas que lleguen a realizar los trámites de defunción, deben desinfectarse la suela de los zapatos, la ropa y utilizar gel antibacterial en las manos. El personal del cementerio tomará la temperatura a quienes acompañen el sepelio y supervisar que sean solo cuatro familiares del fallecido.

Morales lamentó que a pesar de las medidas de prevención, en varias ocasiones han llegado más personas que esperan en la entrada del cementerio la carroza fúnebre. “A veces se colocan en el frente del cementerio hasta 20 personas y aunque se les dice que es por su seguridad, se molestan”, señaló.