Hasta la fecha, en el Cementerio General de Xela han sido inhumadas 10 personas que perdieron la vida a causa del coronavirus. 

Por José Racancoj

Debido al incremento de casos de COVID-19 en Quetzaltenango, en el sector La Loma del camposanto altense se realizaron trabajos este sábado para ampliar el área destinado para inhumar a las personas fallecidas a causa de esta patología. 

De momento, en este lugar ya se cuenta con un área preparada para 1 mil 500 cadáveres, sin embargo, con los trabajos que se realizan se espera contar con un espacio para 1 mil cuerpos más, es decir, que se tendrá capacidad para 2 mil 500, indicó Obdulio Morales, administrador del cementerio. 

“Se solicitó maquinaria a la Municipalidad para retirar los mogotes y emparejar el área, el cual ya estaba reservada” para esta situación, explicó Morales. 

“Son trabajos ya planificados, nos preparamos por cualquier situación que pueda darse, como un aumento de los fallecidos por COVID-19, no queremos hacer trabajos a última hora, sino con el tiempo prudencial”, agregó el administrador.