A través de esta regularización, las autoridades de Salud de Xela buscan mitigar contagios de COVID-19 derivados de la producción, entrega en autoservicio y a domicilio de productos alimenticios.

Foto Pixabay

Por José Racancoj 

Los negocios dedicados a la producción y venta de comida, así como los repartidores de comida rápida, se han incrementado en medio de la pandemia del coronavirus. 

Por ello es necesario que se regularicen y que cumplan con requisitos mínimos de higiene, para evitar posibles contagios de COVID-19. 

“Queremos verificar que los alimentos sean preparados higiénicamente, que cumplan las condiciones de higiene, y por supuesto los repartidores también. Ellos deben tener tarjeta de salud y la forma de entrega se debe realizar en una bolsa plástica”, comentó el director del Centro de Atención Permanente (CAP) de Quetzaltenango, Salvador Soto, quien presentó estas medidas junto al director del Área de Salud, Juan Nájera.  

Soto agregó que harán verificaciones para constatar que estos negocios dedicados a la producción de alimentos cuenten con su licencia sanitaria. 

Además, se advirtió que se sancionará a los propietarios que no cumplan con los requisitos mínimos de salud.  

Cuáles son los requisitos que deben cumplir las ventas y los repartidores

Estos son los requisitos mínimos establecidos por las autoridades de Salud del municipio y que deben cumplir los propietarios de los negocios y los repartidores de comida rápida. 

  • Que todas las personas que tengan venta de comida como restaurantes, comedores, proporcionen de forma inmediata un listado de todos los trabajadores con nombre completo fecha de nacimiento, número de DPI, dirección exacta y número de teléfono.
  • Todas las personas que manipulen alimentos de forma directa e indirecta, como repartidores y propietarios, deben cumplir con tarjeta de salud y carné de manipulación.
  • Que todos los repartidores de comida tengan su alcohol en gel o alcohol liquido al 70% en atomizador para desinfectarse las manos antes de entregar la comida.
  • Que las ventas de comida, aparte del envoltorio original, reempaquen en bolsa de nailon los alimentos, con el fin de que los consumidores puedan desinfectar la bolsa al recibir sus productos.
  • Todas las ventas de comida que resurgieron por la pandemia deben realizar los trámites para obtener la Licencia Sanitaria, así trabajar de forma legal, y se someterán a inspecciones sanitarias.