En el ingreso al Valle de Palajunoj de Quetzaltenango se instaló un control sanitario por parte de los alcaldes comunitarios. 

Por José Racancoj 

Los representantes de las 10 comunidades del Valle de Palajunoj se organizaron para instalar, a partir de este lunes, un control sanitario en el acceso principal a este sector de Quetzaltenango. 

Estas medida se tomaron debido a que ha sido una constante que los picops viajen sobrecargados, así como los taxis, lo cual contradice el distanciamiento social que es una de las principales recomendaciones para prevenir contagios de coronavirus. 

Lo permitido, según las autoridades comunitarias, es que en los picops pueden viajar un máximo de siete personas, mientras que en los taxis cuatro, además en este caso el piloto debe llevar un naylon detrás de él para reducir cualquier contacto y careta. 

Durante este primer día de operativos, personal de la Policía Municipal de Tránsito, que apoya este control sanitario, impuso varias multas a pilotos de vehículos que iban sobrecargados. 

Mario Pérez, presidente de la Coordinadora de Consejos y Alcaldes Comunitarios (Coalco) de Quetzaltenango, explicó que también se estará verificando que los pilotos y pasajeros lleven mascarilla, utilicen gel y tengan sus documentos en orden. 

Agregó que se cuenta con el aval de Gobernación y de las autoridades de salud, quienes estarán tomando la temperatura a los tripulantes. 

Carlos Ajqui, coordinador del Cocode de Tierra Colorada Baja, explicó que existe preocupación por el aumento de casos de covid-19 en Xela y sus alrededores, por ello han tomado estas acciones. 

Agregó que esta medida será por tiempo indefinido, pues lo que buscan es resguardar la salud de la población del Valle. “No se les dejará entrar a quienes no cumplan con el protocolo sanitario”, apuntó.