El decomiso de sus productos será el castigo para los comerciantes que no acaten las disposiciones municipales de Quetzaltenango y se apoderen de las vías públicas.

Por Mirna Alvarado

Las autoridades de la comuna altense realizaron una advertencia a los comerciantes que se han instalado en la avenida El Cenizal, zona 4, quienes deberán a partir de mañana retirarse o reubicarse, pero no colocar sus productos en la vía pública, de lo contrario se decomisarán sus productos.

Los vecinos del lugar un tanto molestos pidieron a las autoridades que otorguen permiso a los comerciantes, pues el retiro de las ventas podría ocasionar riesgo para la población ya que al no encontrar productos de primera necesidad en ese sector, los comunitarios tendrían que acudir a los mercados de mayor aglomeración.

José Rodas director de Abastos de la Municipalidad de Quetzaltenango aseguró que los comerciantes fueron advertidos debido a que no existe ninguna autorización para la colocación de ventas en las calles de la ciudad ya que por esa razón se habilitaron los mercados cantonales.

“Las calles no pueden ser utilizadas para colocar ventas, para hacer un mercado cantonal se debe buscar el lugar que reúna las cualidades sanitarias, hacemos el llamado a los comerciantes para que acaten las ordenes municipales”, refirió Rodas.

De acuerdo con Rodas también se apercibió a los comerciantes que se ubicaron en el sector conocido como “El Chorrito”, en respuesta a la petición de los integrantes del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de ese sector, ante la observancia de aglomeración.

Sin embargo un vecino dijo que en el sector “El Chorrito”, no hay ningún Comité, “Nosotros apoyamos la instalación de ventas en este lugar porque, aquí la gente no se amontona, en cambio si se retiran tendremos que ir a los mercados donde no se puede aplicar el distanciamiento social”, señaló el vecino que prefirió el anonimato.

Los vecinos insistieron a las autoridades que no retiren las ventas de esos sectores, porque la crisis económica ocasionada por la Covid-19 ha afectado a todos los vecinos que ahora están obteniendo ingresos al colocar puestos de ventas de verduras.