Debido a la alta incidencia de contagios y personas fallecidas a causa de la covid-19, las autoridades municipales luego de recibir la aprobación del Área de Salud de Quetzaltenango, aprobaron por unanimidad la utilización de los nichos familiares.

Por Mirna Alvarado

El Concejo Municipal de Quetzaltenango aprobó este miércoles permitir que los cadáveres de las víctimas de la covid-19 puedan ser sepultados en nichos familiares ubicados en el Cementerio General de la zona 1 de Xela, así como en camposantos privados y quienes no tengan ese tipo de servicio podrán hacerlo en el sector de la loma.

“La iniciativa surgió luego del cambio de alerta y la preocupación del concejo ante el posible incremento de fallecidos, se consultó al Área de Salud para que dieran el visto bueno a la propuesta y tras su autorización nosotros aprobamos”, indicó el concejal Guillermo Ramírez.

“El documento revisado por la Dirección de Área de Salud, resalta que: Se debe inhumar a un fallecido dentro de las primeras seis horas después del deceso, podrá ser inhumado en un panteón ya sea familiar o de otra persona, si así fuera el caso, deben colocar dos tapaderas de concreto en la fosa para que la misma quede debidamente sellada”, explicó el concejal Rodrigo Villatoro.

Además se determina que si el panteón presenta algún tipo de daño estructural, este deberá ser cubierto de una capa de concreto para evitar riesgos de contaminación.

Marck Juárez, director de comunicación social de la municipalidad, dijo que esta disposición no quiere decir que se dejará de realizar inhumaciones en el sector establecido por las autoridades municipales.

Juárez hizo el llamado a la población para que tome en cuenta todas las medidas de bioseguridad mientras menos muertes se registren será mejor pues el área de la loma del cementerio general destinada para sepulturas de covid-19 no se llenará tan rápido.

El Director del Área de Salud Juan Nájera manifestó que las inhumaciones en cementerios privados se podrán dar, siempre y cuando el cuerpo sea desinfectado, tenga el embalaje correcto y exista una funeraria responsable del traslado que cumpla con todas las medidas de seguridad.