La madrugada de este martes los quetzaltecos y guatemaltecos despertaron de manera abrupta a causa de un fuerte sismo. 

Por José Racancoj 

El movimiento telúrico, de magnitud 5.6, ocurrió a las 4.01 horas de la madrugada y de acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH), su epicentro fue en Escuintla, pero siendo sensible en los departamentos de la Costa Sur, Sur Occidente y Meseta Central del territorio guatemalteco.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) informó que tras un monitoreo que se realizó a través de las Colred, las Comred y la Codred se confirmó que no se registraron daños por el temblor. 

“Las instituciones de primera respuesta reportaron sensible el evento sísmico y luego de atender consultas de la población y hacer el llamado a la calma, indican que al momento no se tiene el reporte de ningún daño personal o material”, señaló la entidad estatal. 

La Conred recordó que un sismo no puede predecirse, por lo tanto hizo un llamado a la población a mantener la calma, tener preparada la Mochila de las 72 horas y activar su Plan Familiar de Respuesta ante cualquier emergencia.