En conferencia de prensa el Ministro de Gobernación, Oliverio García Rodas aseguró que giro órdenes estrictas para restablecer el orden en el Centro Carcelario el Infiernito, esto luego que los privados detuvieran de fortuna ilegal a elementos del SP.


Por Mirna Alvarado/ LaPrensaDeOccidente

El Ministro de Gobernación, Oliverio García Rodas, junto a sus viceministros, directores de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Sistema Penitenciario (SP), aseguró que: “no estamos para negociar con nadie, no estamos para aceptar disculpas de ineficiencias y las cosas se hacen correctamente o la persona que no cumpla con sus obligaciones no solo será despedido, sino consignado a los tribunales de justicia”.

Lo anterior fue luego que pandilleros del Barrio 18 tomaran como rehenes a 10 elementos del Sistema Penitenciario, por el traslado de sus líderes hacia otros centros carcelarios. “No haremos ningún acuerdo, no negociaremos con nadie”, puntualizó.

El titular de la Cartera del Interior, comentó que hay 23 líderes que integran la estructura de la Rueda del Barrio 18 que fueron enviados a distintos centros carcelarios, con la finalidad de evitar que estos continúen realizado actos de extorsión y otros delitos. Los traslados se llevan a cabo con autorización de juez competente.

“Las personas trasladadas están sentenciados por delitos de alto impacto en la sociedad. La mayor parte de los líderes de dicha pandillas tienen penas que van de 100 años en adelante y la menor sentencia es de 50, no diremos a donde fueron llevados”, afirmó el Ministro García Rodas.

El viceministro de Seguridad, Gendri Reyes, aseguró que la desarticulación de la Rueda del Barrio 18 tiene como finalidad, que estos no tengan contacto con ninguna persona, “en algunos centros de detención cuentan con dos filtros de seguridad, como Matamoros, donde hay espacio de aislamiento”, señaló.

José Antonio Tzuban, Director de la Policía Nacional Civil, informó que 2 mil agentes policiales y de fuerzas especiales se encuentran en el perímetro del centro de detención para retomar el control del Centro Carcelario el Infiernito.