Anoche, el jugador Marco Pablo Pappa fue ligado a proceso y enviado a prisión preventiva.

El futbolista, quien se entregó ayer a las autoridades porque en su contra había una orden de captura, quedó ligado a proceso penal por el delito de violencia contra la mujer en su manifestación física.

Tras la audiencia de primera declaración del jugador, el juez en delitos de femicidio y otras formas de violencia decidió que la investigación debía continuar y lo envió a prisión preventiva a la cárcel de Mariscal Zavala.

Pappa fue detenido el pasado 26 de julio por escandalizar en la vía pública en estado de ebriedad en pleno toque de queda, sin embargo, un juez declaró falta de mérito y quedó libre.

Luego, el 4 de agosto, se emitió una orden de captura en su contra, y desde entonces había estado prófugo.