Tras la actualización del sistema de alertas de covid-19 para el período del 21 de agosto al 3 de septiembre, hubo cambios para 150 municipios: 76 mejoraron y 74 empeoraron.

Por Mirna Alvarado

El resto de municipios se mantiene en el mismo nivel de alerta comparado con el informe del semáforo del periodo del 7 de agosto al 20 de agosto, el tablero destaca que 17 municipios mejoraron y dejaron las máximas restricciones de la alerta roja y pasaron al color amarillo.

Así se encuentran las cifras

De alerta roja a anaranjada 43 municipios
De alerta anaranjada 16 pasaron a amarilla
De alerta roja a amarilla 17 municipios, ninguno llegó a verde.

Estos son algunos de los municipios que cambiaron de alerta en la región central, en el departamento de Guatemala el municipio de San Juan Sacatepéquez bajó de rojo a anaranjado mientras que Chuarrancho pasó de estar en anaranjado a amarillo.

Santa Rosa tiene ocho que municipios que mejoraron: Santa Rosa de Lima, Chiquimulilla, Pueblo Nuevo Viñas y Nueva Santa Rosa se encuentran en anaranjado. Hasta la alerta amarilla bajaron: Casillas, San Rafael Las Flores, Oratorio y San Juan Tecuaco.

En tanto que en Escuintla seis municipios cambiaron en color naranja están Escuintla y Guanagazapa. Santa Lucía Cotzumalguapa Masagua, San Vicente Pacaya y Puerto de San José bajaron de naranja a alerta amarilla.

Cambian restricciones

Las restricciones para municipios con alerta amarilla son más benevolentes que en la alerta roja o anaranjada, el amarillo permite la circulación del transporte público urbano y extraurbano con una ocupación del 75%. Mientras que en las otras alertas solo se deja a un 50%.

En los mercados cantonales son limitadas a distancia social (1.5 metros entre vendedor-comprador o vendedor-vendedor). Los horarios deben ser especiales para personas de alto riesgo o mayores de 60 años.

El volumen en los centros comerciales aumenta a 75% de la capacidad en estacionamientos estando en alerta amarilla. En los otros dos niveles únicamente se permite el 50% de capacidad. Las áreas comunes de congregación, espectáculos y restaurantes se encuentran cerradas en los tres niveles de alerta dentro de centros comerciales.