Cobrar un porcentaje a los empleados del Segundo Registro de la Propiedad y presionar para que los actuales colaboradores renuncien para nombrar a sus amigos, son algunas de las acciones en las que habrían incurrido el diputado Duay Martínez del partido oficial y el titular del Segundo Registro de la Propiedad.

Foto/ Carlos Ventura

Por Mirna Alvarado

La denuncia se plasmó en un acta de renuncia que escribió el abogado Miguel Antonio De León Taracena, quien hasta el 2 de septiembre era el Registrador Auxiliar del Segundo Registro de la Propiedad.

La carta empieza haciendo responsable al diputado Duay Martínez de su renuncia, pues según indica ejerció presión para pedir su destitución, también al Registrador Titular Juan José Villatoro a quien supone es cómplice del parlamentario.

De León Taracena asegura en el documento que fue atacado por intentar corregir las ilegalidades que se cometen dentro de la institución, de igual forma denuncia que el Registrador Titular le exigió el diez punto once por ciento de su salario, a petición del diputado Duay Martínez.

Foto/Carlos Ventura

“La exigencia del diez punto once por ciento sobre el total de mi salario, bajo amenaza o pena de ser despedido y que usted (Muñoz Villatoro, Registrador Titular) y el sustituto argumentan es para entregárselo al diputado Duay Martínez”, refiere De León.

El documento indica que el cobro del porcentaje es para todos los empleados recomendados por el diputado y otro funcionario del partido de gobierno (Vamos).

Se pronuncia
Consultado el diputado Duay Martínez sobre los señalamientos realizados por el ex registrador auxiliar, dijo que sus abogados analizan la veracidad del documento y en cuanto se determine su autenticidad se procederá a presentar las denuncias respectivas en contra del licenciado Miguel De León Taracena.

“Se le acusará de difamación y calumnia, lo que él escribió en ese documento es totalmente falso, me parece que es un político frustrado que pretende hacerse imagen y campaña anticipada a costillas mías”, refirió Martínez.

Foto/ Carlos Ventura