Sí al distanciamiento social, No al distanciamiento de tu médico

179

Grupo Lancasco desea recordarle a los guatemaltecos la importancia de cuidar de su salud y de su vida. Dejar de visitar a un médico o tomar la decisión de automedicarse puede ser riesgoso y mucho más costoso.  

Redacción/La Prensa de Occidente 

La crisis sanitaria actual que atraviesa Guatemala ha llevado a muchas personas a tomar precauciones necesarias para preservar su bienestar y el de sus familias. Desde el quedarse en casa hasta el distanciamiento social, estas medidas han tenido como efecto secundario que exista preocupación de salir y visitar ciertos lugares. Lamentablemente, esto también ha provocado que muchos tengan miedo de visitar un hospital, una clínica o a un médico, poniendo en riesgo su salud y su vida.

Es importante generar conciencia sobre los riesgos y peligros a los que una persona puede enfrentarse si decide ignorar sus síntomas o más complicado aún, si elige automedicarse sin ninguna asesoría médica. Ya sea una condición previa o un malestar reciente, es importante que los guatemaltecos sepan que pueden y deben visitar a un médico y que esto se puede hacer de manera segura, inteligente y responsable.

Así nace la campaña: SÍ al distanciamiento social, NO al distanciamiento de tu médico.

Grupo Lancasco desea recordarle a los guatemaltecos que ahora, más que nunca, es vital preservar la salud y que recibir tratamiento médico de confianza es posible.

Esta campaña también tiene el objetivo de generar conciencia sobre los efectos negativos de automedicarse, ya que ingerir medicamentos sin indicación médica puede traer efectos no deseados, además de debilitar el sistema inmune. Únicamente un médico puede recetar cualquier droga, producto o medicamento en base a una consulta previa que permita identificar la causa de los síntomas y tener un diagnóstico correcto.

Algunas medidas

Una visita al médico puede hacerse de manera segura durante la pandemia:

  • Prepararse con anticipación: Antes de programar una cita se puede llamar a la clínica y averiguar cuáles son sus protocolos de seguridad y prevención.
  • Seguir las indicaciones de salud: Asegurarse de llevar siempre una mascarilla. También se puede hacer uso de equipo de protección adicional como guantes y careta y llevar alcohol en gel para desinfectarse constantemente durante la visita. Evitar tocarse la cara, los ojos, la nariz y la boca.
  • Distanciamiento y contacto: Procurar mantener distanciamiento físico de al menos dos metros entre las demás personas y evitar el contacto con las superficies que se tocan con frecuencia.
  • Pago sin contacto: Verificar que la clínica o el hospital permita la opción de pagos sin contacto, así como el envío de la factura por correo electrónico.
  • Un regreso seguro: Al regresar despojarse de los zapatos y la ropa en la entrada del hogar y llevarla en una bolsa al área de lavado. De preferencia darse una ducha o lavarse las manos con agua y jabón.
  • Medicamentos con receta: Considerar la opción de pedir los medicamentos para entrega por servicio a domicilio.

Algunos consultorios, clínicas y hospitales están realizando consultas de manera virtual o por teléfono, esta también es una opción factible que puede ser de beneficio para el paciente.