Una persona de buen corazón, pago el costo de la prueba de covid -19 que un laboratorio privado le practicó a la anciana abandonada esta madrugada frente al asilo María Luisa de Marillac.

Por Mirna Alvarado

Vecinos tocaron a la puerta del asilo de ancianas para dar aviso sobre que una mujer estaba sentada en el corredor, “Las personas que salen a caminar tocaron la puerta y nos dijeron que había una ancianita afuera, que saliéramos a ver porque a lo mejor se nos escapó”, dijo Sor María la directora del asilo.

La abuelita fue identificada como Silvia Ventura Macario de 77 años de edad, originaria del municipio de Olintepeque. “Me vino a dejar mi sobrino en un picop”, aseguró Macario. La anciana agregó que vivía con una cuñada, pero hace unos días le dijo que ya no podía cuidarla más,

“Gracias a Dios muchas personas se abocaron a nuestro centro, nos donaron la prueba y se la practicaron afortunadamente salió negativa”, refirió la directora del asilo, quien agregó que tardaron un poco para darle ingreso a la anciana pues debían implementar protocolos de bioseguridad por resguardo de las ancianas que se encuentran albergadas en ese lugar.

Sor María refirió que un empleado del asilo indicó que conocía a doña Silvia y al parecer no tiene familiares ni amigos y se dedica a pedir dinero en las calles de Olintepeque.

Al lugar acudió Gladys Velásquez directora de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente SOSEP, para verificar las necesidades de la ancianita y del asilo.

“Constatamos que le falta una silla de ruedas, además el asilo tiene carencias en cuanto a pañales y otros, vamos a gestionar lo que falte para que el asilo cuente con todo lo que necesita”, acotó Velásquez.

El asilo María Luisa de Marillac atendía 37 ancianas, con la llegada de doña Silvia suman 38, lo que más hace falta en el lugar son pañales y productos de higiene personal, si usted desea ayudar puede comunicarse al 7792 2328.