De cara al ingreso del primer frente frio, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres CONRED, buscan ultimar detalles para la habilitación del albergue temporal ubicado en la sede de esa entidad gubernamental.

Por Mirna Alvarado

Allan Reth delegado departamental de CONRED manifestó que se tuvo acercamiento con las autoridades municipales, de esa cuenta poder abrir el albergue temporal, construido en los terrenos de la sede de esa institución hace aproximadamente 4 años.

“Estamos haciendo las coordinaciones con el alcalde y su concejo municipal, quienes tienen buen voluntad para habilitar el albergue, así podremos tener un lugar adecuado para darle abrigo y protección a las personas que lo necesiten en el próximo frente frio”, aseguró Reth

De acuerdo con el funcionario en años anteriores se habían gestionado las acciones pertinentes para la habilitación de ese lugar, pero no se tuvo el apoyo, correspondiente.

“vamos a tener una reunión con las autoridades para ultimar detalles”, refirió Allan Reth.

Para el funcionamiento del albergue temporal se tendrá intervención de la Secretaria de Obras Sociales de la Esposa del Presidente SOSEP, además debido a la pandemia se activarán los protocolos de salud, para que las personas que se alojen ahí tengan los servicios de salud correspondientes y así evitar posibles brotes de covid-19 dentro del albergue.

“También contaremos con el apoyo de la oficina de Cohesión Social y de la Oficina Municipal de la Mujer, este sería el primer albergue que se habilitaría para enfrentar la época fría”, acotó Reth.

Del albergue
El edificio fue construido durante la administración del exalcalde de Quetzaltenango, Jorge Barrientos Pellecer, albergue temporal (NOG 4296613), meses antes de dejar el puesto.

La obra dio inicio el 26 de abril de 2016 cuando el ex jefe edil, Luis Grijalva, tenía apenas tres meses en la comuna, y se recibió en diciembre de ese mismo año, pero durante los cuatro años que duró la administración de Luis Grijalva se rehusó encargarse de los pagos de electricidad, agua y el contrato de personal de mantenimiento de las instalaciones.

El edificio tuvo un costo de Q930 mil, la obra estuvo a cargo de la Constructora Comprosegua que ha recibido adjudicaciones desde 2010 que suman Q62 millones 529.

Tiene capacidad para 40 personas, cuenta con cuatro habitaciones: un ambiente para hombres, uno para mujeres, uno para familias, cocina y comedor, pila y baños para los usuarios.

Una vez se resuelvan los problemas que han impedido el uso del edificio, este podrá ser utilizado no solo durante la temporada fría sino para albergar a cualquier persona afectada en caso sucediera un desastre natural durante todo el año.