El Centro de Atención Permanente CAP, desarrollo 92 pruebas rápidas de covid-19 a igual número de vendedores, de los cuales uno salió positivo.

Por Mirna Alvarado

Uno de los requisitos para poder colocar ventas en el contorno del parque con motivo de la feria patronal de la Virgen del Rosario, fue practicarse la prueba de covid -19, por esa razón personal del CAP se dieron a la tarea de realizar los hisopados correspondientes.

Roselia Rabanales enfermera del CAP comentó que al final del día solo un comerciante salió positivo, se le entregó el kit de medicamentos y se le envió a su vivienda para cumplir con la cuarentena.

“Se le brindó el plan educacional, no tenia sintomatología grave y por esa razón se le mandó a su casa para guardar reposo”, manifestó.

Cada uno de los vendedores llenó una ficha, las pruebas fueron rápidas y en cuestión de 30 minutos se contaba con el resultado. “A los 91 vendedores que dieron negativo les entregamos una constancia que determina el resultado de su prueba, para que tengan como respaldar que sí cumplieron con este requisito”, agregó Rabanales.

Rabanales explico que se contó con cinco personas del Centro de Atención Permanente para atender a los comerciantes, todos contaron con la indumentaria respectiva.

Los 91 vendedores podrán instalarse este 7 de octubre, día principal de la fiesta patronal de Xela, así como los fines de semana que restan del mes de octubre.

Marcan puestos
Por otro lado esta tarde el personal de Abastos Municipales, realizaron las mediciones de cada puesto de venta, de esa manera garantizar el distanciamiento físico que establece el protocolo de bioseguridad establecido por el Ministerio de Salud, los comerciantes deben cumplir también con la colocación de un cobertor plástico, el uso de mascarilla, contar con gel y careta.

A eso de las seis de la tarde se suscitó un conflicto entre los vendedores y las autoridades municipales, debido a que no se había cumplido con el pago de piso de plaza, por lo que mañana no se podrán instalar.

Los comerciantes adujeron que no realizaron el pago debido a que no se les había otorgado el espacio, aseguraron que estos problemas se deben a la falta de coordinación entre los integrantes de la Comisión de Abastos y la Dirección de Abastos Municipales.

Las ventas de feria vuelven después de más de seis meses de estar suspendidas. La última vez que se vio este tipo de comercios fue para las ferias cantonales de Cuaresma, específicamente del Tercer Viernes en el barrio San Bartolomé.