Por medio de una orden judicial, el Instituto Nacional de Electrificación INDE exige a la comuna Altense el pago de Q708 millones por el consumo de años pasados.

El alcalde Juan Fernando López, habla con periodistas sobre las negociaciones encaminadas con el INDE respecto a la deuda.

Mirna Alvarado/LaPrensaDeOccidente

El alcalde Juan Fernando López Fuentes, dio a conocer que este miércoles siete de octubre, sostuvo una reunión con el gerente general del INDE, para negociar el aplazamiento del pago de la deuda, debido a que la municipalidad no tiene capacidad financiera para saldar esa deuda heredada por administraciones pasadas.

“Mañana vamos a realizar un análisis para determinar la ruta a seguir, se hará un plan que se presentará a los personeros del INDE el próximo 16 de octubre”, señaló el alcalde. El funcionario comentó que en la actualidad la comuna no reconoce la deuda que según el INDE sobre pasa los Q 1 mil millones, de los cuales están pidiendo Q708 millones.

“Administraciones pasadas impusieron varios amparos para no pagar esa cifra, sin embargo la anterior perdió varios juicios y por eso el INDE pide que paguemos los Q 708 millones, lo cual estamos negociando, porque no estamos en condiciones para pagar esa cantidad necesitamos muchos años para quedar solventes”, afirmó.

El jefe edil aseguró que luego de conocerse la sentencia de pago, la Contraloría General de Cuentas CGC, recomendó determinar el rubro de la deuda en el Plan Operativo Anual POA del próximo, pero es imposible debido a que la comuna junto con sus empresas no llegan ni a los Q500 millones.

El Instituto Nacional de Electrificación INDE refiere que la deuda de la comuna de Xelajú es de Q1, 760 millones, lo que quiere decir que si la comuna paga los Q708 tendría un saldo de Q1, 052 millones, por venta de energía eléctrica.

La municipalidad sostiene que la deuda no supera los Q 200 millones, el alcalde lamentó que los abogados mandatarios anteriores, no hicieron mayor esfuerzo para evitar perder los juicios en los juzgados.

La soga al cuello
De acuerdo con el alcalde si el concejo municipal aprueba dejar en el Plan Operativo Anual (POA), y en el presupuesto de 2021 una cuota para abonar la deuda de Q 708 millones, estaría reconociendo la deuda de Q 1,760 millones, lo cual representa una deuda heredada a las nuevas generaciones.

“Para pagar esa cantidad necesitamos un convenio para mil años”, indicó el alcalde.

El director financiero municipal dijo que el presupuesto institucional no supera los Q 400 millones al año, por lo que pagar Q 708 millones es difícil, sin contar las repercusiones de la emergencia sanitaria.