El miedo, la preocupación y el estrés son respuestas normales en momentos en los que nos enfrentamos a la incertidumbre o a situaciones de cambios o crisis. Así que es normal y comprensible que se experimenten estos sentimientos en el contexto de la pandemia covid-19.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental, una fecha más que propicia para hablar de la importancia que tiene el cuidado de la salud mental, principalmente en una época como la actual, donde se vive una crisis sanitaria a causa del coronavirus.

Al temor de contraer el virus, se suma el impacto de los importantes cambios en nuestra vida cotidiana provocados por los esfuerzos para contener y frenar la propagación de la covid-19. Ante las nuevas y desafiantes realidades de distanciamiento físico, el trabajo desde el hogar, el desempleo temporal, la educación de los niños en el hogar y la falta de contacto físico con los seres queridos y amigos, es importante que cuidemos tanto nuestra salud física como mental, señala la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Existen muchas cosas que se pueden hacer para cuidar la salud mental y ayudar a otras personas que pueden necesitar más apoyo y atención.

Estas son las recomendaciones que comparte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Siga una rutina. Conserve sus rutinas diarias en la medida de lo posible o establezca nuevas rutinas.
-Levántese y acuéstese todos los días a una hora similar.
-No descuide su higiene personal.
-Tome comidas saludables en horarios fijos.
-Haga ejercicio de forma habitual.
-Establezca horarios para trabajar y para descansar.
-Reserve tiempo para hacer cosas que le gusten.

Reduzca la exposición a noticias. Intente limitar la frecuencia con la que ve, lee o escucha noticias que le causen preocupación o tensión. Infórmese de las últimas noticias a una hora determinada, una o dos veces al día en caso necesario. Al informarse, recurra a fuentes informativas fiables, y escuche los consejos y recomendaciones de las autoridades nacionales y locales.

El contacto social es importante. Si sus movimientos se encuentran restringidos, mantenga un contacto regular con las personas próximas por teléfono o internet.

Evite el alcohol y las drogas. Limite el consumo de bebidas alcohólicas o evítelas por completo. No empiece a consumir alcohol si nunca lo había hecho. Evite utilizar el alcohol y las drogas para enfrentarse al miedo, la ansiedad, el aburrimiento o el aislamiento social. No existe ningún dato que demuestre que el consumo de alcohol proteja contra las infecciones víricas o de otro tipo.

Controle el tiempo de pantalla. Sea consciente del tiempo que pasa cada día delante de una pantalla. Asegúrese de descansar cada cierto tiempo de las actividades de pantalla.

Utilice adecuadamente las redes sociales. Emplee sus cuentas en redes sociales para promover mensajes positivos y esperanzadores. Corrija cualquier información errónea que vea.

Ayude a los demás. Si puede, ofrézcase a ayudar a otros miembros de la comunidad que lo necesiten, por ejemplo para hacerles la compra.