El cadáver fue hallado aproximadamente a 1 kilómetro de distancia de donde fue localizado el cuerpo de su cuñado, así lo confirmaron Bomberos Municipales Departamentales quienes trabajaron en el rescate.

Familiares del adolescente Aníbal Rivera Cortez durante la jornada de búsqueda emprendida desde el 28 de octubre

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

Aníbal Rivera de 16 años, desapareció el pasado 28 de octubre junto a su cuñado Juan Ramos Hernández y Thelmo Anselmo Ramírez trabajador de Ramos, el hecho ha causado indignación en la población de los Quetzaltecos.

Los tres viajaron a la costa sur para comprar reses, el cuñado Juan Ramos Hernández, fue encontrado sin vida en el río Icán, cerca de la aldea Bracitos, Cuyotenango, este sábado fue sepultado en cementerio de la zona 1 de Quetzaltenango.

La familia Rivera Cortez mantenía la esperanza de encontrar al joven con vida, luego que Thelmo Anselmo Ramírez, trabajador de Ramos, fue encontrado ayer viernes 30 de octubre sin vida en las playas de Churirín, Mazatenango.

El triple crimen ha enlutado a tres familias quetzaltecas por lo que exigen que el hecho sea esclarecido.

Saira Rivera hermana del joven Aníbal, explicó que a eso de las cuatro de la tarde justo cuando finalizaban el entierro de su cuñado, recibieron la confirmación del deceso de su hermano.

“Aníbal quería ser doctor o dentista, siempre bromeaba con eso, el lunes me abrazó y me dijo, hermana te quiero mucho”, comentó Saira.

Olegario Hernández, Comandante de ASONBOM dijo que, el cuerpo no presentaba signos de violencia por lo que se cree que murió ahogado, este extremo deberá ser confirmado por el INACIF.

“No queríamos irnos sin llevarnos a mi hijo y hoy lo encontramos muerto, dejamos todo en las manos de Dios” dijo Aníbal Rivera, papá del menor quien junto a su familia realizaron una búsqueda incansable hombro a hombro con los cuerpos de socorro de Mazatenango.

El informe de la Policía Nacional Civil (PNC), revela que las tres personas se dirigían a comprar ganado al parcelamiento Japón Nacional, municipio de Santo Domingo, tras emprender el viaje la familia no supo más de ellos.

La primera hipótesis de la familia es que fueron asaltados porque llevaban una fuerte cantidad de dinero para la compra de reses.